Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Europa advierte del grave retroceso de la lengua gallega

El organismo cuestiona la educación en Galicia y Comunidad Valenciana y denuncia que las trabas persisten en sanidad y justicia para todos los idiomas cooficiales

lenguas cooficiales
Manifestación en Santiago en defensa de la enseñanza en lengua gallega.

España incumple sus compromisos europeos para preservar la riqueza lingüística del continente. Así lo manifiesta el comité de ministros del Consejo de Europa, que acaba de emitir un informe con recomendaciones en el que emplaza al Gobierno español a reforzar el uso de las lenguas cooficiales en la Administración central y garantizar el derecho de los ciudadanos que las hablan a utilizarlas en los procesos judiciales. La institución con sede en Estrasburgo insta además a los responsables autonómicos de Galicia y Comunidad Valenciana a eliminar los límites impuestos en las aulas a sus idiomas propios.

El quinto diagnóstico oficial sobre el grado de cumplimiento en España de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias, un tratado de 1992 pero al que el Estado español se adhirió en 2001, es el más duro. El Consejo de Europa critica la falta de avances y reitera la necesidad de reformar el artículo 231 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Esta norma establece que el uso de un idioma cooficial “solo está permitido si ninguna de las partes se opone”. Lo que debería garantizar, objetan los expertos europeos, es que se pueda emplear siempre que lo pida una de las partes.

El Ministerio de Política Territorial aduce que el informe del Consejo de Estado abarca el periodo 2014-2016 con el PP en el Gobierno, por lo que no tiene en cuenta los avances impulsados por el PSOE, como los cursos a distancia para funcionarios, el reconocimiento de las lenguas cooficiales como méritos en los concursos de traslados o el complemento salarial que cobrarán a partir de 2020 los empleados que las usen. Lo que no aclara el departamento de Meritxell Batet es si se reformará la ley del poder judicial como piden expresamente los expertos europeos.

El gallego se pierde en la escuela

El Consejo de Europa incide especialmente en el grave retroceso que está sufriendo el gallego. “El proceso de desgalleguización está siendo rapidísimo porque no se adoptan las políticas adecuadas para mantener la lengua regional minoritaria que más hablantes tiene en Europa”, coincide el sociolingüista Henrique Monteagudo.

En la esquina noroeste de la península Ibérica el porcentaje de niños que no habla nunca en gallego se ha disparado en una década casi 15 puntos, pasando del 29,59% de 2008 al 44,13% de 2018, según el Instituto Galego de Estatística. Para apreciar la ruptura de la transmisión generacional que reflejan estas cifras, basta compararlas con el número de abuelos que se expresan solo castellano: un 13%. “La transmisión de la lengua de padres a hijos ya no está garantizada y, por lo tanto, la proporción de alumnos con dominio del gallego como idioma de la vida cotidiana también ha disminuido significativamente”, apunta el Consejo de Europa, que pone foco del problema en los colegios e insta al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo (PP) a dar marcha atrás al modelo que instauró en 2010.

En Galicia, desde hace nueve años, las escuelas e institutos deben impartir el mismo número de asignaturas en castellano que en el idioma propio de la comunidad. El sistema anterior, puesto en marcha por el bipartito de PSOE y BNG basándose en un plan aprobado por Manuel Fraga, permitía dar más clases en gallego.

El Consejo de Europa concluye que la presencia del idioma propio en el sistema educativo de Galicia “es insuficiente, particularmente a nivel preescolar”. “Al firmar la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias, España se comprometió a que hubiese una línea de educación íntegramente en gallego y no existe. Es un incumplimiento flagrante de un compromiso del Estado”, apunta Monteagudo, secretario de la Real Academia Galega. El PP suprimió los programas voluntarios de inmersión lingüística que funcionaban en educación infantil para facilitar el aprendizaje del gallego a niños de entornos castellanohablantes.

La Xunta no piensa atender la recomendación del Consejo de Europa. El Gobierno de Feijóo se aferra a la “legalidad” de su modelo educativo y destaca que los últimos datos estadísticos que maneja revelan que el número de gallegohablantes aumenta del 50,9% al 51,88%. El presidente gallego admite la caída entre los más jóvenes pero sostiene que la solución es impulsar “campañas de promoción”.

Oficina de quejas en la Comunidad Valenciana

El informe del Consejo de Europa también critica, aunque de forma más suave, la normativa escolar en la Comunidad Valenciana por impedir la existencia de “programas de inmersión” lingüística en valenciano. “Si los tribunales no permiten la inmersión lingüística completa, no se puede hacer”, responde el director general de Política Lingüística, Rubén Trenzano. En 2015, el Ejecutivo integrado por PSOE y Compromís aprobó una normativa que potenciaba la enseñanza en valenciano, pero la justicia anuló varios artículos. Ahora los colegios deciden las horas impartidas en valenciano y castellano con un mínimo del 25% en ambas.

El informe constata “mejoras significativas” en el uso del valenciano y destaca la reapertura de la televisión y radio autonómicas. Las dificultades para el uso de este idioma las reflejan las quejas presentadas en la nueva Oficina de Derechos Lingüísticos de la Generalitat. En 2018, primer año de funcionamiento, la Consejería de Sanidad fue el organismo más señalado, con denuncias de pacientes por la imposibilidad de comunicarse en valenciano.

Un vecino de Alicante que acudió a la oficina asegura que en mayo se dirigió en valenciano a un policía local que le estaba poniendo una multa y el agente le espetó: “En Alicante el idioma oficial es el español, no entiendo su dialecto”. Una mujer relata que en un centro de salud en Valencia, la médica le respondió: “No entiendo el valenciano, así que si quiere que le ayude...” Y la de un vecino de Xàtiva que telefoneó en agosto a la Tesorería de la Seguridad Social y fue interrumpido por su interlocutora: “Estás llamando a la Tesorería de la Seguridad Social y tienes que hablarme en castellano”. Cuando el hombre le dijo que estaba llamando a una oficina valenciana, la empleada colgó.

En Baleares solo dos jueces usan el catalán

El déficit de lenguas cooficiales en el sistema judicial español lo corrobora desde Baleares la titular del Juzgado de Instancia número 24 de Palma, Victoria Crespí. Solo ella y otro magistrado, el presidente de la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Baleares Gabriel Fiol, dictan siempre sus sentencias en catalán. “El uso de las lenguas no es nada igualitario” apunta Crespí, que lo achaca a factores como el desconocimiento del idioma o problemas a la hora de traducir los dictámenes. “Yo pido la traducción de mis sentencias, pero solo hay un traductor que además también trabaja con otros idiomas”, lamenta Crespí, a quien el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) abrió una investigación por la queja de un abogado que recibió un fallo en catalán, aunque finalmente le dio la razón a la magistrada.

Para Crespí otro de los problemas es que el CGPJ no ha editado ningún diccionario jurídico en catalán en el que los magistrados puedan apoyarse “porque el lenguaje es cambiante y supone un plus de esfuerzo dar con determinados términos”. Aboga por campañas de concienciación para que la gente que quiera expresarse en catalán “sepa que puede hacerlo”.

Para el abogado Josep de Luis, presidente de Obra Cultural Balear, se sigue utilizando el castellano “por cierta inercia” a pesar de que existe un marco jurídico que permite “una teórica normalidad del catalán”. “Parte de una falsa presunción de que pudiera ponerte el juzgado en contra”, lamenta De Luis.

Pegatinas para ser atendido en euskera

El Consejo de Europa critica que “no está garantizado” el uso del euskera en los procedimientos civiles, criminales y administrativos, donde las sentencias y la atención a las personas en ese idioma brilla por su ausencia. El informe precisa que solo 16 de los 343 magistrados son bilingües. Extiende el déficit a la universidad, concretamente a las carreras de Derecho y Medicina, mientras reconoce el esfuerzo en la Ertzaintza, donde el 42% de los agentes tienen esa capacitación, y en el Servicio Vasco de Salud, con un 34%. Pese a los tirones de orejas, el Gobierno vasco está “razonablemente satisfecho” con las conclusiones del Consejo de Europa. La viceconsejera de Política Lingüística, Miren Dobaran, cree que se reconoce el impulso al euskera en la Administración vasca.

La portavoz del sindicato de enfermería, Satse, Amaia Mayor, reconoce que el personal sanitario ha hecho un esfuerzo grande para certificar el nivel exigido en sus puestos de trabajo y así garantizar el derecho de los ciudadanos: “Somos el colectivo más amplio, incluidas las matronas, y el que más se ha euskaldunizado”. Los trabajadores de la sanidad vasca llevan una pegatina con una E para que los usuarios sepan quiénes les pueden atender en euskera y si así se solicita todas las comunicaciones oficiales se pueden recibir en ese idioma. El colectivo donde menos extendido está el bilingüismo es el de los médicos especialistas.

Con información de Ignacio Zafra, Lucía Bohórquez y Pedro Gorospe.

Aplauso al modelo lingüístico de Cataluña y críticas a la Lomce

JESSICA MOUZO

Cataluña sale bastante bien parada en el informe del Consejo de Europa sobre el uso del catalán. El documento destaca el “fuerte apoyo” de las autoridades autonómicas para potenciar la lengua y pone en valor el modelo de inmersión lingüística en la escuela “sin descuidar la importancia de la educación multilingüe”. “El catalán se utiliza en todos los niveles de educación y los alumnos terminan sus estudios obligatorios con un alto dominio del catalán y el castellano”, expone el informe. De hecho, el estudio carga contra la controvertida Lomce, la ley educativa que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy (PP), al considerar que “desafía” el modelo lingüístico catalán y “obstaculiza el sistema de conjunción lingüística e inmersión”.

El modelo de inmersión lingüística, que se emplea en la escuela catalana desde hace más de 30 años, impone el catalán como lengua vehicular en las aulas y reserva al castellano solo unas horas semanales (en la asignatura de Lengua Castellana, que dispone de dos horas a la semana en primaria, tres en secundaria y dos en bachillerato). Este sistema lingüístico no ha estado exento de críticas y varias familias han recurrido a los tribunales para garantizar que el castellano también pueda ser vehicular en la escuela. En 2014, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña fijó, por primera vez, que la Generalitat debía garantizar el 25% de las horas lectivas en castellano, pero el Govern nunca ha cumplido el mandato judicial. La LOMCE, impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy, también incluyó un artículo por el que obligaba a la Generalitat abonar ayudas de unos 6.000 euros a las famlias que lo solicitasen para matricular a sus hijos en centros privados donde se garantizase que el castellano como lengua vehicular. Sin embargo, el Tribunal Constitucional tumbó este punto por invasión de competencias. El alto tribunal también se pronunció a principios de año avalando varios artículos de la Ley de Educación de Cataluña que había impugnado el PP al considerar que se excluía al castellano. Entre esos puntos de la norma recurridos no estaban, sin embargo, el arttículo 11 -que se refiere explícitamente al catalán como lengua vehicular- porque el PP no lo recurrió.

El Consejo de Europa, no obstante, admite en su ifnorme que quedan tareas pendientes en otros ámbitos, como el de la justicia. “El número de sentencias en catalán está disminuyendo, del 12,4% en 2013 al 8,4% en 2016, aunque la Generalitat ha seguido implementando amplios programas de formación en catalán para todo el personal judicial”, señala. Esta situación ha sido recogida en el último informe de Política Lingüística de la Generalitat, donde sitúa la presencia del catalán en las sentencias en el 7,7%.

El estudio recoge las quejas del Govern sobre las “acciones legales sistemáticas” que se toman contra la legislación del catalán y las denuncias de entidades por discriminación lingüística. “A pesar de los esfuerzos realizados por las autoridades, todavía existen deficiencias en términos de idioma en el servicio de salud y la atención a los ancianos”, señala.

El último informe de la entidad de defensa del catalán Plataforma per la Llengua recoge un presunto caso de discriminación donde una doctora criticó a una paciente de 15 años cuando se le escapó una palabra en catalán en medio de su explicación en castellano. “Esto es lo que os pasa aquí, que no podéis salir a más de 40 kilómetros porque tenéis problemas con la lengua. No sabéis expresaros correctamente y no tenéis futuro fuera de aquí, a mí me da igual”, dijo la doctora, según Plataforma per la Llengua.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >