Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejido, gobernado por PP y Vox, pide dejar el sistema de seguimiento a víctimas del machismo

Populares y ultras gobiernan en coalición el municipio almeriense y alegan "la merma importante de efectivos" de la Policía Local para abandonar el Viogen

Cartel de campaña de Vox en las últimas elecciones municipales en El Ejido (Almería). En vídeo, declaraciones de Francisco Góngora, alcalde de El Ejido.

El Ayuntamiento de El Ejido, localidad almeriense con 85.000 habitantes y gobernada en coalición por el PP y Vox, ha pedido abandonar el sistema de seguimiento de víctimas de violencia machista (Viogen) que el Ministerio del Interior puso en marcha en 2007 y que funciona en 394 ciudades y municipios para evitar nuevos crímenes mediante la prevención y la vigilancia y en coordinación con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. El Consistorio alega que con las bajas de policías locales que sufre no puede supervisar el bienestar de las 36 víctimas de nivel bajo de alerta, del total de 238 vecinas que están en peligro en el lugar, y ha optado por denunciar el convenio con Interior para que la Policía y la Guardia Civil asuman sus funciones "de manera temporal".

Tras cinco años de colaboración con el Ministerio, el alcalde, Francisco Góngora, admite que la decisión es "controvertida" y que varios concejales estaban en contra, pero niega que Vox haya influido, a pesar de que el partido ultra ostenta la concejalía de Asuntos Sociales en la ciudad más poblada de España en la que gobierna. Da razones laborales: "Hemos cumplido cuatro años más uno de prórroga y hasta que no cubramos las jubilaciones de policías locales, el seguimiento lo hará la Policía y la Guardia Civil. Tenemos un 12% de bajas y un absentismo alto por la negociación sindical". Añade que si la decisión "influyese en el grado de seguridad", permanecerán en el sistema. "Pero si Guardia Civil y Policía lo garantizan, no hay desprotección".

"Este Ayuntamiento ha sufrido una merma importante de efectivos en su Cuerpo de Policía Local que ha provocado una reducción de su plantilla de al menos un 12% (...). Eso, unido a otro 10% de media de bajas laborales genéricas hace imposible ofrecer un servicio de seguimiento de calidad y seguridad máxima para esta labor tan sensible y necesaria", reza la misiva remitida por el Consistorio a la Subdelegación del Gobierno en Almería. El alcalde añade que, además del sistema Viogen, la Policía Local también ha prescindido de "la vigilancia del Ayuntamiento y el mantenimiento de vehículos".

Esta petición de baja del Viogen ha coincidido con la peor semana del año de la violencia machista, con cinco mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas. Y justo tras el boicot de Vox al minuto de silencio por la última víctima mortal en Madrid, que provocó el enfrentamiento del alcalde popular, José Luis Martínez-Almeida y el portavoz de Vox, Javier Ortega, que portó una pancarta con el lema "La violencia no tiene género". En lo que va de año, 44 mujeres han sido asesinadas, 1.019 desde 2003, cuando comenzó la estadística oficial.

Juan José Bonilla, portavoz de Vox en el municipio, asegura que está "totalmente de acuerdo con la medida". Y sobre la violencia machista añade: "Llevo 18 años como abogado y conozco muy bien las denuncias falsas. Pero claro, ojalá no haya más minutos de silencio por las víctimas".

Más de 60.000 casos activos

La coordinadora de la unidad de Viogen en Andalucía, Maribel Montaño, censura la petición de salida del programa, pero confía en que el alcalde recapacite. "Es llamativo que El Ejido permanezca desde 2014 y justo ahora cuando el Gobierno da recursos, denuncia el convenio. Intentaremos que no abandonen ofreciéndoles alternativas. Esperemos que no sea una moda que prefieran que sus policías pongan multas en vez de proteger a las víctimas de violencia. Nos preocupa esa deriva", afirma Montaño.

El Ejido recibió en 2018 una ayuda de 32.641 euros de Interior para compensar su esfuerzo de vigilancia, que fue empleado en un proyecto de prevención de la violencia machista en la adolescencia, otro de sensibilización social, y un último de inserción laboral de víctimas, según el Consistorio.

Esta semana debe recibir la segunda subvención por igual importe, pendiente del desenlace de la grieta surgida con Interior. Góngora cuenta que los técnicos municipales le informaron de que no era posible utilizar dicha subvención para pagar las horas extra de los dos policías locales dedicados a la protección de las víctimas, del total de 96 que forman la plantilla. Interior niega la mayor y dice que ese dinero se puede destinar a esa partida de horas extraordinarias de agentes.

Las Fuerzas de Seguridad vigilan hoy —con mayor o menor intensidad— 60.126 casos activos de mujeres para protegerlas de la reincidencia de sus agresores, gracias a la Policía Nacional, la Guardia Civil, y las Policías Locales de 394 ciudades y pueblos.

En El Ejido, una vecina fue asesinada en 2017 y otras dos en 2010. "Las bajas son excepciones y muy aisladas. Al contrario, los Ayuntamientos muestran interés por adherirse al sistema y tienen dotación económica extra. Este año hemos tenido tres bajas, siempre en municipios pequeños", afirman fuentes del sistema Viogen.

La localidad, con un 30% de población inmigrante y volcada en la producción agrícola de los invernaderos, fue la ciudad que mayor apoyo dio a Vox en las pasadas elecciones andaluzas y generales, cuando ganó con el 30% de los votos. En las municipales quedó en segundo lugar y obtuvo siete ediles, por los nueve del Partido Popular.

Las propuestas de la extrema derecha

El concepto. Para el partido de ultraderecha el feminismo es “ideología de género”. Lo han repetido en varias ocasiones Santiago Abascal, Javier Ortega —que hace unos días aludía al “supremacismo feminista”— o Francisco Serrano, que se refiere a las feministas como “hembristas” y dice que el movimiento tiene “mandamientos de la dictadura de género”.

En contra de la legislación. Los ataques a las leyes contra la violencia de género son repetidos y la alusión a “las denuncias falsas” de las víctimas —que la Fiscalía cifra por debajo del 0,01% del total— también. Su objetivo es poner en marcha una ley de “violencia intrafamiliar” y derogar la normativa actual: la Ley Integral de 2004, el Pacto de Estado, y la normativa específica de Andalucía, donde tienen 12 escaños en el Parlamento tras las elecciones de diciembre del pasado año.

Las subvenciones. Según el partido, las organizaciones feministas son “chiringuitos”. La pasada semana, y tras desvincularse del pacto municipal contra la violencia machista en Madrid, Ortega Smith reiteró su pretensión de "cerrar chiringuitos del feminismo supremacista que viven del dolor ajeno". Algo sobre lo que ya se habían pronunciado en Andalucía, donde en enero pidieron a la Junta un listado de los trabajadores contra la violencia de género.

Aborto. La interrupción voluntaria del embarazo, un derecho en España en las primeras 14 semanas de gestación, es para Vox una cuestión “ajena a la salud” y se definen como “provida”. A principios de septiembre, el diputado Francisco Serrano unía el “hundimiento de la natalidad”, entre otras cosas, a la legalización del aborto.

Paridad. No creen necesarias las cuotas ni la paridad. Hace dos semanas votaron en contra (junto a PP y Cs) de una proposición no de ley socialista en las Cortes de Castilla y León para obligar a cumplir la paridad en los altos cargos y los puestos de representación de poder.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información