Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goma: la ciudad que debe frenar un ébola descontrolado

La urbe congoleña fronteriza con Ruanda construye otro centro sanitario para la enfermedad y refuerza la vigilancia y prevención

Trabajadores sanitarios en un centro de tratamiento del ébola en Beni (República Democrática del Congo).
Trabajadores sanitarios en un centro de tratamiento del ébola en Beni (República Democrática del Congo). AP

La capital provincial y volcánica de Goma asume, entre trajín y jabón, las miradas del mundo entero. Sobre ella pesa ahora la responsabilidad de frenar la propagación de la epidemia al resto del mundo y tanto los ciudadanos como los trabajadores sanitarios, gestionan la Emergencia de Salud Pública Internacional decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el esmero y la normalidad.

Goma: la ciudad que debe frenar un ébola descontrolado

Este nivel de alerta, el máximo, ha sido decretado en cuatro ocasiones anteriormente y la consecuencia esperada en esta epidemia es que aumente la implicación internacional en su erradicación: más financiación, más recursos humanos, más expertos… “Esperamos que esta decisión pueda permitir acabar más rápidamente con la epidemia, por la toma de conciencia a nivel internacional”, confía el responsable de Médicos sin Fronteras para el ébola en el Congo, Antoine Gauge, que gestiona in situ las operaciones. Aunque considera que la clave está, justamente, en la población. “Nos hemos dado cuenta de que la respuesta médica no es suficiente para responder a una epidemia de ébola”, afirma Gauge, “es fundamental que los pacientes y las comunidades sean actores del centro de la respuesta contra el ébola”. La epidemia, reitera, no está controlada.

En el mercado BDGL, Karaoke calienta la sartén mientras regaña a los compradores que hacen cola sin haber pasado por el grifo antes. “¡No quiero que el ébola se meta en mis creps!. Yo no vendo a nadie que no haya pasado por el control y se haya lavado las manos.” Samy, el zapatero, también colabora espontáneamente para concienciar. Como ellos, son muchos los que obedecen a John Mutima, quien, con el peto del ministerio y termómetro en mano, va midiendo la temperatura a la entrada del mercado mientras invita a pasar por el cloro.

En estos momentos solo hay un Centro de Tratamiento de Ébola (CTE) en Goma y está en pleno centro de la ciudad. No es un edifico aislado sino un departamento dentro del mismo del Hospital General, y hay solo 22 camas. Ahora, solo hay pacientes “sospechosos”, aparte del caso uno, el pastor evangelista, no se ha confirmado ningún otro, pero hay que esperar unos días para ver si la epidemia se enciende en Goma. Y si ya ha cruzado la frontera. Pero hay un segundo CTE que tiene previsto abrir la semana que viene; se está acabando de construir.

Son 97 las personas registradas que contactaron con el pastor que falleció, pero la mayoría, según el Ministerio de Salud, ya han sido localizadas y vacunadas. Y, aunque no están aisladas, se las monitoriza con controles constantes. El Ministerio de Salud en colaboración con la OMS y Médicos Sin Fronteras, ha activado la respuesta en forma de vacunaciones, vigilancia y prevención.

Desde la última epidemia en África del oeste, en 2014-2015, se ha avanzado mucho en términos médicos. Ahora existen tratamientos y vacunas (que tiene una eficacia del 99% si se ha aplicado con anterioridad al contagio), un cambio radical en la lucha contra la enfermedad, pero los desafíos del brote en la República Democrática del Congo son otros: el ébola se ha colado en medio de un terrible conflicto. La inseguridad hace difícil el acceso a varias zonas afectadas por el virus, pero además, hay resistencia a aceptar el brote en algunas regiones. Desde el mes de enero, se han registrado casi 200 ataques contra trabajadores sanitarios y centros de tratamiento.

Ahora, la ciudad de Goma, con dos millones de personas y cruce de caminos y comercio, está en el  centro del futuro de la epidemia. La OMS ya ha dicho que el positivo en Goma “lo ha cambiado todo”. La gestión de la alerta en esta ciudad marcará la magnitud de la epidemia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información