Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pastilla contra la hepatitis C que lo ha cambiado todo

La Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas lanza una campaña para animar al diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad

Campaña de la AEHVE para la eliminación de la hepatitis C.

"A los siete años me hicieron una transfusión de sangre porque tenía una peritonitis y ahí me contagié", explica el actor Carmelo Gómez, de 57 años. Pero no fue hasta mucho tiempo después cuando se enteró de que padecía hepatitis C. "A finales de los 90 fui a donar sangre y me llamaron para decirme que tenía una enfermedad hepática, y que no podía ser donante". Durante un tiempo, Gómez obvió la enfermedad, pero durante un rodaje en Sarajevo un conocido le comentó que tenía la misma dolencia y que estaba preocupado. En aquel momento tomó conciencia del problema y acudió al médico para tratarse. 

Desde 2015, más de 130.000 pacientes españoles han conseguido eliminar el virus de la hepatitis C de su organismo gracias a un nuevo tratamiento en forma de pastilla. El actor Carmelo Gómez ha sido uno de ellos. "El cambio con respecto a los medicamentos anteriores fue brutal y experimenté una vitalidad que no había sentido nunca", afirma. Pero los expertos insisten en que todavía hay que dar más pasos para erradicar la hepatitis C. Esta dolencia es una infección viral que provoca la inflamación del hígado y que puede provocar un fallo hepático grave. El virus se propaga a través de la sangre.

"Aún hay entre 50.000 y 70.000 personas que tiene esta dolencia y no lo saben", ha explicado Javier García-Samaniego, jefe de sección de hepatología en el Hospital Universitario La Paz y coordinador de Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE). Esta organización ha lanzado este jueves una campaña para eliminar la estigmatización de la hepatitis C y animar a todos aquellos que creen que pueden padecerla a que se hagan una prueba y se traten. 

"Tenía picos de cansancio, a veces me costaba rodar y los días se me hacían muy largos. Además, sentía mucha angustia e incertidumbre de no saber cómo iba a avanzar la enfermedad", relata Gómez. El actor se sometía a una biopsia cada año para evaluar los daños que sufría su hígado y valorar si necesitaba un trasplante.

"El diagnóstico cuesta apenas un euro y el tratamiento lo proporciona la Seguridad Social. Yo en dos semanas ya noté la mejoría", dice Carmelo Gómez, que es la cara visible de la campaña que se ha presentado este jueves en el Ministerio de Sanidad. "Estamos ante la oportunidad de hacer historia para acabar con esta enfermedad. España ha dado los pasos correctos con la estrategia nacional que se aprobó. Sería la primera vez que se elimina una enfermedad viral crónica para la que no existe vacuna", ha explicado García-Samaniego. 

Tratar a las personas que todavía no saben que sufren la dolencia es el último reto para su eliminación en España. Por ello la AEHVE recomienda hacerse una prueba a aquellos que se hicieron una transfusión de sangre antes de 1992, que hayan consumido drogas por vía intravenosa o nasal, mantenido relaciones sexuales sin preservativo, o que se hayan realizado tatuajes, piercings y procedimientos similares sin la adecuada esterilización.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información