Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad alerta a 56 países por un caso de sarampión en un crucero atracado en Barcelona

El ministerio lanza un aviso a los 2.500 pasajeros por riesgo de contagio tras detectar el virus en una turista neozelandesa

sarampion crucero
Un crucero en el puerto de Barcelona, en una foto de archivo.

El Ministerio de Sanidad ha lanzado una alerta a 2.500 cruceristas de 56 países por riesgo de contagio de sarampión. La alarma se activó porque una turista desembarcó enferma el 29 de junio en el puerto de Barcelona. La mujer, de 46 años y de origen neozelandés, fue diagnosticada de sarampión el 1 de julio, dos días después de dejar el crucero. El Ministerio de Sanidad ha lanzado el aviso a todos los pasajeros que se apearon en Barcelona tras comprobar que la mujer afectada incubó la enfermedad en el barco, por tanto, pudo contagiar a otros turistas.

La mujer desarrolló las primeras erupciones cutáneas el 26 de junio, tres días antes de desembarcar en la capital catalana, según el parte del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES). Cuando el barco atracó, la afectada acudió al médico y fue ingresada en un hospital de la capital catalana. Aseguró que estaba vacunada pero los sanitarios no podían acceder a ningún documento que lo certificase y, por la edad, sospechaban que no estaba inmunizada. Además, la mujer había embarcado en el crucero en el puerto romano de Civitavecchia, en Italia, un país que se encuentra en situación endémica de sarampión por el  elevado número de casos que registra. 

Según la Generalitat, ante los indicios de que podría tratarse de un caso de sarampión, el hospital alertó el día 30 al Servicio de Urgencias de Vigilancia Epidemiológica de Cataluña. El sarampión es una enfermedad de declaración obligatoria y debe notificarse cada caso sospechoso a la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica para monitorizar al enfermo y a sus contactos y neutralizar potenciales brotes. La Agencia de Salud Pública de Cataluña notificó también el caso a  CCAES para que avisase a Sanidad Exterior, el organismo competente en materia sanitaria en puertos y aeropuertos. La mujer llevaba desde el 15 de mayo de viaje por Europa.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa que se transmite a través de gotas microscópicas de saliva que quedan suspendidas en el aire. El período de incubación oscila entre los cuatro y los 12 días y el cuadro clínico comienza como una especie de resfriado, (ojos rojos, secreción nasal, etcétera), con fiebre alta y, a los tres días, una erupción cutánea muy característica que se inicia detrás de las orejas. Aunque la mortalidad apenas alcanza el 0,2% (sobre todo, en niños), el virus puede generar complicaciones graves como neumonías, problemas respiratorios o complicaciones neurológicas graves. Hay vacunas. 

El Ministerio de Sanidad dio el aviso a la compañía que operaba el crucero para alertar a todos los pasajeros que desembarcaron en Barcelona. La empresa envió un correo electrónico a los 2.525 pasajeros de 56 nacionalidades que se apearon del barco en Barcelona para que comprobasen su estado vacunal y, en caso de no estar vacunados, que visitasen a su médico para controlar su salud. El mensaje pedía a los pasajeros que estuviesen pendientes por si desarrollaban algún síntoma en las tres semanas siguientes. El Ministerio también lanzó el aviso a todos los países implicados y a las autoridades del crucero, que siguió su viaje hasta Gibraltar con cerca de 900 personas a bordo. Según Sanidad, no se ha notificado ningún nuevo caso en España y tampoco hay referencias de que se hayan producido nuevos contagios en los países advertidos. 

La alerta se produce apenas un par de meses después de que se decretase la cuarentena en un crucero organizado por la Iglesia de la Cienciología en aguas del Caribe. El retiro espiritual terminó con 300 personas retenidas durante varios días tras detectarse un caso de sarampión. "En ese caso se tomaron más medidas porque las coberturas vacunales en esas zonas son más bajas. Si desembarca un caso de sarampión en Barcelona no hay un riesgo para la salud pública porque las tasas son muy altas", sostiene el doctor Toni Trilla, jefe de Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona.

Con el de esta pasajera neozelandesa, ya son 219 los casos detectados en España en lo que va de año hasta el 9 de julio, según el último boletín de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Se trata de un 77% más que el año pasado por estas fechas. "No es preocupante, pero merece un análisis. ¿Son casos importados o autóctonos? ¿La población estaba vacunada? Los casos aquí son importados y no ha habido una transmisión sostenida en el tiempo. Si acabamos el año con un 50% de casos más, será noticia, sí, pero no creo que nos disparemos como en otros países", agrega Trilla. Desde el año pasado, España tiene el certificado de la Organización Mundial de la Salud de eliminación del sarampión, lo que significa que el virus no circula por el territorio, no existe contagio endémico en el país y que todos los casos que se detectan se asocian a casos importados. 

En España, el calendario vacunal sistemático incluye la inmunización gratuita en dos dosis (a los 12 meses y a los tres años) dentro de la vacuna triple vírica (contra las paperas, el sarampión y la rubeola). Además, las autoridades sanitarias recomiendan vacunarse a los adultos nacidos después de 1966, que no se hayan vacunado y que no tengan constancia de haber sufrido la enfermedad. Con el grupo de nacidos antes de 1966, los sanitarios consideran que han pasado ya la enfermedad en algún momento porque, desde entonces, han vivido diversos brotes epidémicos y, por tanto, están protegidos frente a la infección. 

Los antivacunas ponen en jaque la inmunidad

"La vacuna es efectiva en el 97% de los casos. Esa pequeña proporción que no responde se va acumulando y por eso, en países donde se ha eliminado el sarampión o hay tasas de cobertura muy altas, como en España o en Nueva Zelanda, las edades de los casos ha ido subiendo y empieza a ser una enfermedad de adultos. O afecta a adultos a partir de los 40, o a niños muy pequeños, de seis y ocho meses, que ya han perdido la protección de los anticuerpos maternos y aún no están vacunados porque no tienen la edad", señala Núria Torner, de la subdirección de Vigilancia y Respuesta a Emergencias de Salud Pública de la Generalitat. Los brotes más grandes este año se han notificado en Madrid y Guadalajara, donde varios episodios infecciosos afectaron el pasado mayo a unas 40 personas. En Cataluña, donde se han registrado un centenar de casos en total, también se registró un par de brotes con 19 infectados, uno de ellos relacionado con un grupo de personas que no estaban vacunadas.

Precisamente, las personas antivacunas están poniendo en jaque la inmunidad de grupo contra el sarampión en algunos países desarrollados. Por ejemplo, en el Estado americano de Nueva York, donde se ha propagado un gran brote entre la comunidad judía ultraortodoxa por su negativa a inmunizarse. Pero este movimiento también se ha trasladado a Europa. Según el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades, en Italia y Francia, por ejemplo, se han detectado en el último año —entre mayo de 2018 y abril de 2019—, 2.138 y 1.745 casos respectivamente. "Italia ha tenido unos años donde la vacuna de la triple vírica tenía una cobertura muy baja y ahora lo están pagando", explica Torner.

La epidemióloga advierte de que la globalización y el flujo masivos de personas "ha aumentado el riesgo de contagio de muchas enfermedades" y hay que tomar precauciones, sobre todo ante un viaje. "Ante la duda, si no sabes si estás vacunado y no sabes si has pasado la enfermedad, vacúnate", zanja.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información