Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nutria entra al centro de Madrid surcando el Manzanares

Una grabación muestra a un macho de la especie a la altura del Vicente Calderón, el antiguo estadio del Atlético de Madrid

Imagen de la nutria observada en el Manzanares a su paso por Madrid.

La nutria ha conseguido llegar al centro de Madrid. La especie, catalogada en esta Comunidad en peligro de extinción, ha alcanzado la capital por el cauce renaturalizado del río Manzanares desde las zonas más serranas. El ejemplar, un macho que puede medir casi un metro, fue sorprendido a primeros de mayo, cerca de unos juncos, por el biólogo Francisco José García, del grupo de seguimiento de la biodiversidad de la Universidad Complutense. Santiago Soria, jefe de servicio de Biodiversidad del Ayuntamiento de Madrid, confirma que la nutria ya está en la capital. "La hemos avistado a la altura del puente de Los Franceses y está reconquistando un medio que era suyo", ha indicado.

El científico buscaba en ese momento lugares apropiados para instalar cajas para el anidamiento de murciélagos. “Era un día oscuro, medio lluvioso y frío. Al principio pensé que se trataba de una carpa grande, pero cuando vi su forma de moverse en el agua y bucear me di cuenta de que era una nutria”, relata. El mustélido es un magnífico nadador que se propulsa con la cola utilizándola de timón y con las patas traseras. “Fue una sorpresa. Aunque ya habíamos detectado huellas de la especie, es muy complicado verla porque no existe todavía una colonia en esta zona y, además, era de día, más o menos las dos de la tarde, y estos animales son de costumbres nocturnas o crepusculares”, responde.

El ejemplar se dirigía aguas abajo y se movía muy rápido. García se lanzó en su persecución desde la orilla, pero solo le dio tiempo a “tomar varias fotos y un pequeño vídeo” antes de que desapareciera. “Cuando levanté la vista, vi que me encontraba en el Vicente Calderón y pensé: la nutria se ha paseado por Madrid Río”.

El carnívoro casi desapareció de los ríos y embalses de la región hace unos 50 años por la alta contaminación de las aguas, y comenzó una lenta recuperación hará una década debido a la mejora de los cauces. La situación llegó a tal punto, que un estudio de Medio Ambiente de 1998 señalaba que el "efecto barrera de Madrid y su periferia industrial" hacen "casi imposible" que la especie pueda volver al Manzanares. Se equivocaban. En septiembre del año pasado se encontró un macho adulto muerto por atropello en el kilómetro 20 de la carretera M-608, en la desembocadura del arroyo del Recuenco con el embalse de Santillana, en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Fue la prueba de que la especie continuaba su avance, pero fuera de la capital. Según datos del Gobierno regional, en el sur se han detectado nutrias en el cauce del Tajuña y el Tajo, en el Parque del Sureste; en el norte, en la zona de El Atazar, y en el oeste de la sierra en los ríos Alberche y Cofio, entre otros.

El biólogo y su mujer, Yolanda Cortés de WWF, siguen a las nutrias desde hace años. En 2012, ya tenían localizada a la especie en el tramo alto del Manzanares, en el pantano del Pardo, al que llegó por los arroyos de la sierra. Ese mismo año encontraron algunos excrementos del mamífero acuático a las puertas de la capital, en el puente de Los Franceses. “Llegaba algún bicho, pero no avanzaba, se iba hacia arriba, hacia el embalse del Pardo”. En 2017, halló excrementos ya en la zona urbana, entre el puente de la Reina y el del Rey (a la altura del Palacio Real) en una escollera. Y el año pasado, volvió a localizar huellas bajo el mismo puente “cuando estaba observando a los gansos del Nilo con unos prismáticos”. La nutria avanzaba hacia el interior de la ciudad, pero no se dejaba ver.

La renaturalización del río, con la anterior corporación municipal y siguiendo un proyecto de Ecologistas en Acción, ha mejorado la calidad de las aguas y ha propiciado la aparición de diferentes especies. En septiembre de 2016, el Ayuntamiento levantó las compuertas que retenían el caudal del río Manzanares por tramos desde 1955 con el objetivo de que los 7,5 kilómetros que atraviesan la ciudad recuperaran su estado natural. El nivel del agua bajó de 3,5 metros de profundidad a 30 centímetros, se formaron islas de arena y la fauna y flora progresaron.

“Han llegado más especies, los barbos llevan dos años subiendo a desovar hacia el Pardo, y esto no ocurría desde hace 30 o 50 años”, comenta García. Detrás se ha ido instalando la comunidad natural y la última en apuntarse a la comunidad ha sido la nutria. “Es el depredador que está en la cúspide, igual que el lobo o el lince. Se alimenta de cangrejos, reptiles, peces…”, explica el biólogo. Junto al mustélido, otros inquilinos del río, más fáciles de observar, dan fe de la calidad del agua: Garzas, garcetas o el martín pescador se codean con cormoranes, gaviotas, patos y galápagos, entre otros.

Soria explica que la renaturalización del río ha propiciado que el entorno sea atractivo para el "mayor cazador" de este medio que cuenta ahora con lugares para "esconderse, guarecerse y reproducirse". Ahora hay que comprobar que su estancia no es esporádica y que se asienta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >