Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder mundial de la diálisis logró 21 millones con sobornos a médicos españoles

Un jefe del Hospital Clínic de Barcelona y seis nefrólogos del Marqués de Valdecilla de Santander percibieron cobros irregulares de Fresenius, según un informe de EE UU

Fachada del Hospital Marqués de Valdecilla
Fachada del Hospital Marqués de Valdecilla

La multinacional alemana Fresenius, líder mundial en productos para diálisis, logró aumentar sus ingresos en España en 21,1 millones de euros entre 2007 y 2014 gracias a los pagos irregulares que la compañía ha reconocido haber hecho a médicos de la sanidad pública, según consta en un documento hecho público por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El informe, que resume siete años de investigación interna de la empresa junto a las autoridades de EE UU, detalla cómo Fresenius consiguió información privilegiada de concursos públicos, influir en la redacción de las especificaciones técnicas y la derivación de pacientes a sus centros, entre otras prácticas.

La compañía, según el Departamento de Justicia, no mantuvo “controles internos sensatos, lo que permitió que los pagos improcedentes a los facultativos se prolongaran hasta 2014”. En total, “Fresenius ingresó aproximadamente 23,8 millones de dólares [21,1 millones de euros] gracias a estos pagos”, concluye el informe.

Entre los facultativos beneficiados figuran el jefe de sección de diálisis del Hospital Clínic de Barcelona, Francesc Maduell, y seis nefrólogos del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, según ha confirmado este diario a partir de la información contenida en el informe (que no cita el nombre de los implicados). Estos facultativos se suman a los ya publicados el pasado 24 de mayo: la presidenta de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), María Dolores del Pino, y el jefe del servicio de Nefrología del Hospital General de Valencia, Antonio Galán.

“81.000 euros sin contrato ni acuerdo de consultoría”

El documento del Departamento de Justicia aporta más información de los casos ya publicados por este diario el pasado 24 de mayo. Uno es el del jefe de servicio de Nefrología del Hospital General de Valencia, que recibió de Fresenius entre 2008 y 2011 “más de 81.000 euros sin que exista un acuerdo de consultoría ni un contrato” que justifique los pagos. Galán, que ha declinado responder a este diario, recibió en total unos 150.000 euros de la compañía, con la que intercambió información confidencial sobre un concurso público de 1,7 millones.

Sobre María Dolores del Pino, presidenta de la SEN e identificada como “jefa de Nefrología” de un “hospital público localizado en Torrecárdenas” (Almería) —cargo que ocupó hasta el pasado 12 de abril—, el Departamento de Justicia señala que Fresenius le propuso en 2014 “cómo debía ser redactado un concurso” a celebrar al año siguiente y en el que la compañía ganó un lote de 2,7 millones. “Fresenius entregó dinero y [otros] beneficios” a Del Pino, detalla el documento, algo que Del Pino niega.

Fresenius cerró en marzo un acuerdo de no enjuiciamiento con la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, en sus siglas en inglés) y el Departamento de Justicia por haber violado la ley de prácticas corruptas en el extranjero. El pacto exime a la compañía de responsabilidades penales y civiles a cambio de una multa (208 millones de euros por varios conceptos), medidas de control (un supervisor durante dos años) y colaborar en las investigaciones.

Los hechos se refieren a España, México, Serbia, Bosnia, China, Turquía y otros 11 países de África y Asia. El acuerdo considera probado que la filial española de Fresenius “hizo pagos a médicos y profesionales sanitarios relacionados con concursos públicos”. La forma de llevar a cabo estos pagos fue mediante “contratos fraudulentos de consultoría”, “regalos u otros beneficios como viajes” y “donaciones para financiar proyectos de los médicos”.

El Departamento de Justicia pone como ejemplo el caso de Maduell, con el que firmó “entre 2008 y 2014 varios contratos de consultoría” por “340.000 euros, además de viajes a congresos médicos, otro a los Estados Unidos y un curso de inglés de dos semanas de duración”. El Hospital Clínic, que tiene a Fresenius entre sus proveedores, defendió ayer la legalidad de los pagos a su jefe de diálisis. “Los contratos de consultoría no son ilegales, como tampoco financiar los viajes a congresos. Fue en una de estas reuniones en Atlanta que Maduell visitó el Renal Research Centre de Fresenius en Nueva York”.

El hospital también asegura que “en horario fuera de su actividad en el hospital, Maduell hizo una gira de conferencias para la empresa, motivo por el que recibió el curso de inglés”. Francesc Maduell fue entre 2006 y 2010 secretario de la Sociedad Catalana de Nefrología (SCN) y ha publicado en los últimos años al menos dos artículos científicos relevantes relacionados con la compañía.

El Departamento de Justicia sostiene que “Fresenius también hizo pagos impropios a nefrólogos a cambio de que estos derivaran a pacientes a sus clínicas”. “En otras ocasiones, Fresenius compró negocios [clínicas de diálisis] a los médicos y luego les siguió pagando por el uso de los edificios en los que estaban localizados”, sigue el texto.

El documento destaca el caso de seis facultativos, que este diario ha identificado como miembros del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, a los que la compañía pagó “cinco millones de euros” por una clínica de diálisis situada en el centro empresarial Zoco Gran Santander. A esta cantidad, “debe sumarse el 5% de la facturación de la clínica durante los siguientes cinco años”. Según las cuentas de las empresas implicadas depositadas en el Registro Mercantil, la operación se cerró en 2004 y la cantidad extra abonada asciende a unos 750.000 euros hasta 2009.

Uno de estos facultativos es Ángel Luís de Francisco, ex jefe de Nefrología en el Marqués de Valdecilla y presidente de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) entre 2002 y 2008. Otro, Manuel Arias Rodríguez, que ocupó el mismo cargo en el hospital, fue vicepresidente de la SEN en los años 90 y en 2014 fue nombrado por esta sociedad como vocal de Comisión Nacional de la Especialidad, órgano asesor de los ministerios de Educación, Ciencia y Sanidad en la formación y acreditación de esta disciplina. Un tercer nefrólogo es Julio González Cotorruelo, excoordinador de trasplantes de Cantabria.

Este diario ha tratado, sin éxito, de recabar la versión de los facultativos a través del hospital Marqués de Valdecilla y la SEN. El centro sanitario informó de que los seis facultativos se han ido jubilando en los últimos años. Pese a ello, “cualquier información relativa a supuestas actividades o prácticas irregulares realizadas dentro del sistema sanitario público sobre la que se tenga conocimiento será investigada”, contestó por escrito el hospital, sin querer entrar en más detalles.

Los Gobiernos de Andalucía y la Comunidad Valenciana anunciaron tras la primera publicación del caso Fresenius sendas investigaciones para aclarar los concursos adjudicados en sus hospitales. Hasta donde ha podido saber este diario, el caso no está siendo investigado por ninguna fiscalía o juzgado español.

La SEC y la oficina del Departamento de Justicia en Massachusetts, que ha participado en las investigaciones, se han remitido “a los documentos hechos públicos” hasta la fecha y han declinado ofrecer más detalles del caso. Fresenius, por su parte, ha informado de que ha “apartado de sus cargos a los responsables” de su filial española durante los años investigados. La compañía también ha declinado ofrecer más información sobre los médicos involucrados.

La SEN pide que la firma entregue a Sanidad todos los documentos

La Sociedad Española de Nefrología (SEN) solicita en una nota remitida a EL PAÍS que Fresenius “aporte a las autoridades sanitarias españolas toda la documentación” que ha compartido con las autoridades de Estados Unidos y muestra su disposición a apoyar “las investigaciones que Administraciones y hospitales” puedan llevar a cabo sobre el caso. Para la entidad, esto pondría fin a la peculiar situación de los profesionales delatados por la compañía en Estados Unidos, que ven puesta “en duda su honorabilidad” sin que hayan sido citados a declarar en Estados Unidos ni tampoco esté abierto ningún “procedimiento judicial” en España.

En su nota, la SEN contradice a las autoridades de EE UU y a Fresenius cuando afirma que no ha quedado acreditado “que ha habido pagos inapropiados”, algo que la propia compañía ha admitido y tanto la SEC como el Departamento de Justicia consideran demostrado.

La SEN también afirma erróneamente que “toda la información publicada por este periódico se basa en un documento hecho público por la SEC”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información