Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a su pareja con una escopeta y después se suicida

La hija de la víctima, preocupada por no saber nada de su madre, acudió al domicilio y se encontró con los cuerpos sin vida

Las Palmas de Gran Canaria
Un coche patrulla de la Guardia Civil, en una imagen de archivo. En vídeo, un nuevo caso de violencia machista en Canarias. Vídeo: Atlas

Un hombre de 45 años de edad ha asesinado presuntamente de un disparo de escopeta a su pareja, de 38 años, en el domicilio de ambos en la zona del Cruce de Arinaga, en el municipio de Agüimes (Gran Canaria). Los cadáveres fueron hallados a las 16:45 horas de este jueves, cuando la hija de la víctima, preocupada por no saber nada de su madre acudió al domicilio y con la ayuda de un vecino tiraron abajo la puerta.

En la casa encontraron los cuerpos de la mujer con un impacto en la cabeza y el de su pareja actual, quien también presentaba heridas por arma de fuego. Hasta el lugar se trasladaron efectivos de la Guardia Civil, quienes posteriormente encontraron el arma. Según fuentes policiales, todo apunta a un caso de violencia machista y se baraja la hipótesis de que el hombre mató a la víctima para después suicidarse con la misma escopeta.

La Guardia Civil ha indicado que no existían denuncias previas. La víctima era de origen colombiano y su agresor, de nacionalidad española, era ingeniero y muy conocido en la zona. El presunto asesino poseía permiso de tenencia de armas.

Según las estadísticas del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, 21 mujeres —teniendo en cuenta el caso de este jueves en Agüimes— han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año. Además, hay otros dos crímenes en revisión —es decir, la policía aún está investigando si se trató de violencia machista— y 13 menores han quedado huérfanos como consecuencia de esta lacra. Desde 2003, el número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas asciende ya a 996. 

El 016 es el número de información y asesoramiento jurídico sobre violencia de género. No deja rastro en la factura telefónica pero hay que borrarlo del registro de llamadas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información