Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollywood se moviliza contra el avance de la ofensiva antiaborto en EE UU

Disney, WarnerMedia y Netflix amenazan con retirar su producciones de Georgia, uno de los Estados que ha aprobado recientemente leyes restrictivas para la interrupción del embarazo

Chadwick Boseman (centro) en el rodaje de 'Black Panther', una de las películas de Marvel grabadas en Georgia. En vídeo, declaraciones del consejero delegado de Disney, Bob Iger.

Los Estados conservadores del sur y medio oeste de Estados Unidos han liderado durante las últimas semanas una ofensiva contra el aborto que este miércoles ha sumado un nuevo integrante. Luisiana aprobó una ley que prohíbe interrumpir el embarazo una vez que se detecten los latidos del corazón del feto, lo que suele suceder alrededor de la sexta semana, una etapa tan temprana que muchas mujeres todavía ni siquiera saben que están esperando un bebé. La normativa es hermana de la que firmó el gobernador de Georgia Brian Kemp a principios de mes y que ha impulsado una campaña para boicotear el Estado conocido como el “Hollywood del sur”, liderada por Netflix, Disney y WarnerMedia.

La ley aprobada en Luisiana no hace excepciones en caso de violación o incesto, lo que la ubica entre las más restrictivas del país. La iniciativa, que provino de un grupo bipartidista, contó con 79 votos a favor -una docena de ellos demócratas- y 23 en contra. El gobernador John Bel Edwards, del Partido Demócrata, ha adelantado que firmará la normativa para que entre en vigor. Edwards, veterano de guerra y católico, sostuvo durante la votación que su postura es acorde a la forma en que lo criaron. "Sé que para muchos en el partido nacional, en la escena nacional, esto no es una buena opción. Pero les diré que aquí, en Luisiana, hablo y me reúno con demócratas que están a favor de la vida todos los días", afirmó.

El visto bueno del gobernador de Luisiana no garantiza que la ley se haga realidad. El mismo caso de Georgia, que ya pasó por el despacho de Kemp, pero que será apelada en tribunales por los defensores del derecho al aborto para que no entre en vigor el 1 de enero de 2020, como está previsto. Netflix fue la primera empresa dedicada al entretenimiento que amenazó con dejar de producir sus películas y series en el ‘Hollywood del sur’ si es que la ley pasaba del papel a la acción. Disney se ha sumado este miércoles a las presiones y WarnerMedia lo ha hecho este jueves avisado de que será "muy difícil" continuar trabajando en Georgia si la ley entra en vigor.

Georgia se convirtió en el tercer centro de producción más grande de EE UU, solo por detrás de Nueva York y California, desde que en 2008 aprobó una ley que ofrece un 20% de crédito fiscal en cualquier producción que gaste más de 500.000 dólares, con un adicional de un 10% si incluye en los créditos el logotipo del Estado. Disney ha filmado taquillazos como Black Panther y la última entrega de Vengadores, End Game en sus localizaciones, y Netflix ha hecho lo propio con Stranger Things y Ozark, entre muchos otros títulos.

"Creo que mucha gente que trabaja para nosotros no querrá trabajar ahí, y tendremos que atender sus deseos al respecto. Ahora mismo estamos estudiándolo con mucho cuidado", dijo este miércoles el consejero delegado de Disney, Bob Iger a Reuters. Sobre si seguirán rodando en Georgia, respondió: "Dudo que lo hagamos". Muy en la línea de lo que adelantó Netflix, que amenazó con que si la ley entra en vigor, la plataforma de streaming “repensaría toda la inversión en Georgia”. Por su parte, WarnerMedia (HBO, Turner y Warner Bros) publicó un comunicado este jueves en el que advertían de que observarán de cerca la situación y "si la nueva ley se aplica, reconsideraremos a Georgia como el hogar de cualquier nueva producción".

La movilización de Hollywood frente a la ofensiva contra el aborto afectaría en particular a Georgia, en donde se rodaron 455 producciones en 2018. La industria del entretenimiento cuenta con 92.000 empleados en el Estado, según la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos. Sin embargo, no existe unanimidad dentro del gremio sobre qué postura adquirir. El ganador del Oscar al Mejor Guión por Déjame salir Jordan Peele y al multifacético J.J. Abrams (Star Wars: Episodio IX, Lost) hicieron una declaración en conjunto en rechazo al boicot, argumentando que continuarán rodando en dicho Estado su próxima entrega para HBO con el fin de generar empleo: “Donaremos el 100% de nuestros honorarios por los episodios respectivos para esta temporada a dos organizaciones que lideran la lucha contra esta ley draconiana”, dijeron los creadores.

El caso de Luisiana también dejó en evidencia la fracción que existe dentro del Partido Demócrata respecto al aborto. El respaldo bipartidista a la restrictiva ley es un ejemplo de la grieta que existe entre los mismos demócratas respecto a los derechos reproductivos. La postura más conservadora de algunos miembros del conglomerado incómodo especialmente a los candidatos presidenciales progresistas que durante esta campaña han intentado levantar como bandera propia el derecho al aborto con vistas a las elecciones de 2020.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información