Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garantía de contenido veraz

El fotoperiodista, que ha obtenido el galardón por una imagen de la manifestación del 8-M de 2018 en Bilbao, lucha para que la fotografía de prensa no pierda la reflexión

Manifestación por la igualdad en Bilbao, el 8 de marzo de 2018.
Manifestación por la igualdad en Bilbao, el 8 de marzo de 2018.

Fueron dos jornadas dedicadas a buscar el mejor retrato del movimiento feminista. La mañana del 7 de marzo de 2018, Vincent West hizo un par de fotografías a mujeres, una con un bebé en los brazos y la otra paseando delante de un grafiti. El 8-M, el fotoperiodista comenzó temprano su jornada laboral en las calles de Portugalete (Bizkaia), donde ya se notaba el bullicio feminista, para trasladarse luego a Bilbao. En esta ciudad vasca, se dirigió primero al casco viejo, luego a la Gran Vía para terminar, finalmente, en los aledaños del Ayuntamiento donde tomó la imagen ganadora del Premio Ortega y Gasset a mejor fotografía.

West supo que esa imagen, una marea de mujeres formando el emblemático triángulo con sus manos alzadas en una manifestación masiva, era la que mejor reflejaba el ambiente alegre y reivindicativo de la jornada.

Nacido en Southampton (El Reino Unido) en 1966, Vincent West se trasladó, “por amor”, a Gernika (Bizkaia) hace ya más de 30 años. Padre de dos hijos, el fotógrafo, que trabaja para la agencia Reuters, lucha día a día para que la fotografía de prensa no pierda la reflexión, a pesar de las prisas y la competencia de las miles de imágenes en las redes sociales y los medios de comunicación. “La veracidad y la calidad son nuestras mejores armas. La fotografía de prensa tiene la garantía de un contenido veraz y no manipulado”, resalta West, que recuerda la primera imagen que tomó en España como profesional. Fue la firma de Luis Fernández como entrenador del Athletic de Bilbao, en 1996. Mandó por una empresa de envíos urgentes la foto a la agencia, que la recibió 24 horas después. “Hoy, que la mandas en cuestión de segundos y desde la calle, la responsabilidad de los fotógrafos ha aumentado porque hay menos tiempo para la reflexión”, añade West, quien dedica el Ortega y Gasset a todos sus colegas fotoperiodistas. “Amo esta profesión y doy gracias por este premio porque contribuye a valorar y dar continuidad a nuestro trabajo, que no es otro que el de reflejar la realidad de la sociedad en la que vivimos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información