Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigados dos alumnos de un instituto gallego por ‘hackear’ los ordenadores de los profesores

Instalaron un 'sotfware' para acceder a las contraseñas de los correos electrónicos de los docentes

Alumnos de un instituto público en el aula de informática.
Alumnos de un instituto público en el aula de informática.

Dos alumnos del instituto Manuel García Barros de la localidad de A Estrada (Pontevedra) son investigados por un juzgado tras ser denunciados por haber instalado un software que daba acceso a las contraseñas de los correos electrónicos de los profesores y demás servicios tecleados en los ordenadores del centro.

La investigación arrancó en marzo de 2017 por la Policía Judicial cuando fueron detectadas anomalías en las terminales. El coordinador docente de Tecnologías de la Información y la Comunicación del instituto fue uno de los primeros en percatarse de que alguien extraño había accedido a su ordenador y había modificado un documento. Luego, otros profesores observaron extrañas coincidencias en exámenes de alumnos que cursan el último año de instituto donde se copiaban al dedillo las respuestas, incluso también los fallos.

Así comenzó la dirección del instituto García Barros a descubrir el hackeo de las cuentas privadas del correo electrónico de los profesores y puso una denuncia ante la Guardia Civil que investigó a ocho alumnos supuestamente implicados en los hechos.

Ahora las pesquisas de la Policía Judicial han concluido y la juez instructora ha decretado el sobreseimiento provisional y archivo de la causa respecto a seis de los alumnos investigados, mientras continúa el procedimiento para otros dos que han reconocido los hechos en sede judicial. La instructora ha acordado en el auto citar a las partes personadas, a los dos investigados y al Ministerio Fiscal el día 5 de marzo.

El auto judicial difundido este viernes por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia expone que de las diligencias practicadas por el presunto hackeo de cuentas de varios profesores, para seis de los alumnos inicialmente implicados "no se evidencia que hubieran instalado el sistema sotfware ni que hubieran efectuado entradas no consentidas en las cuentas de correo para la obtención de datos y su divulgación".

El Sotfware Keylloger instalado para espiar los ordenadores, permite registrar las pulsaciones de un equipo, explica la juez en su auto en base a la investigación de los expertos telemáticos de la Guardia Civil. Y añade que "su instalación permitía dar acceso a las contraseñas de los correos electrónicos y demás servicios tecleados en dichos ordenadores de los profesores".

"Tras la instalación del software se podía obtener las contraseñas y acceder de forma inconsentida y sin conocimiento de su titular a las cuentas de correo electrónico de los profesores del centro educativo y al sistema de gestión", concluye.

Uno de los alumnos investigados ha reconocido que "no instaló el programa pero conocía que el mismo se encontraba instalado, que efectuó únicamente dos entradas para ver si funcionaba y para ver las notas de una asignatura, pero no accedió a datos de la vida privada de ningún profesor ni divulgó ningún dato de los obtenidos", según la investigación judicial.

El otro alumno también implicado ha afirmado que "conocía la instalación del sistema software pero que no participó en su instalación", pese a que accedió a varias cuentas de profesores por curiosidad, pero que no divulgó datos de carácter personal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información