Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona reservará plazas en centros públicos y concertados para alumnos vulnerables

Ayuntamiento y Generalitat lanzan un paquete de medidas para combatir la segregación escolar

Alumnos de primaria en una escuela de Barcelona.
Alumnos de primaria en una escuela de Barcelona.

Los alumnos en situación de vulnerabilidad en Barcelona tendrán plazas reservadas en P3 y primero de la ESO en centros públicos y concertados sin ningún tipo de coste adicional para las familias. El Consorcio de Educación de Barcelona (CEB), formado por el Ayuntamiento y la Generalitat, anunció ayer un paquete de medidas que, como esta reserva de plazas, faciliten un acceso equitativo al sistema educativo.

"Queremos una ciudad con las mismas oportunidades para todos los niños, y esto requiere poner todos los esfuerzos para luchar contra la segregación, que empeora el éxito del sistema educativo y dificulta la mejora de todos los centros educativos en condición de equidad", explicó ayer la teniente de alcalde, Laia Ortiz. Según las cifras de la Agencia Española de Administración Tributaria (AEAT), en 2015 el 13,6 % de los menores entre 0 y 17 años de Barcelona viven en situación de pobreza extrema. El Ayuntamiento de Barcelona calcula que el curso que viene se incorporarán 831 alumnos de P3 y otros 843 de primero de ESO en situación de vulnerabilidad. 

Para combatir la segregación escolar y garantizar la igualdad de oportunidades, el CEB ha apostado por que todos los centros reserven plaza a los alumnos que se identifiquen, tras cotejar los datos con Servicios Sociales, como menores en riesgo de exclusión social. Las familias recibirán una carta con la plaza preasignada, para que la validen al formalizar la matrícula. Este alumnado estará exento de pagar cualquier tipo de cuota por escolarización o comedor escolar, y podrá participar, de forma gratuita, en las actividades extraescolares deportivas y de verano.

Estas medidas para combatir la segregación escolar alcanzarán también a asignación de la matrícula viva, esto es, los alumnos que llegan durante el curso para escolarizarse en un centro de Barcelona (unos 6.000 cada curso). Las plazas no se asignarán en función de las vacantes disponibles, como hasta ahora, sino que se repartirá la matrícula viva de forma equitativa. "El objetivo es evitar que todos los alumnos recién llegados se escolaricen en los mismos centros", indicó ayer el CEB.

Ortiz también avanzó que se reducirán ratios "con criterios de lucha contra la segregación escolar" y que se mejorará la detección del alumnado que se encuentra en situación de vulnerabilidad. También se simplificará la burocracia en el acceso a las prestaciones sociales disponibles.

Oferta inicial

Con todo, la oferta educativa para este curso también estará enfocada a garantizar la igualdad de oportunidades desde la educación infantil y universalizar la etapa de los 16 a los 18 años. Así, la oferta inicial en P3 será de 14.090 plazas públicas y concertadas para una demanda estimada de 12.750 niños. Esto implica seis grupos más que el año pasado (de 265 a 271). En primero de la ESO, se ofertarán 5.484 plazas públicas y 9.090 concertadas (aunque la mayoría serán de continuidad desde la primaria).

En los estudios postobligatorios, además de iniciar una prueba piloto en tres institutos para ampliar el bachillerato a tres años como una medida para combatir el abandono escolar, el CEB reforzará el bachillerato profesionalizador, orientado a los ciclos formativos, y se ampliarán con cinco grupos más los bachilleratos artísticos. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información