Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas deberán incluir auditorías salariales en los planes de igualdad

Las cuidadoras de dependientes recuperan la cotización y la baja por paternidad sube a 16 semanas en un decreto que el Gobierno prevé aprobar este viernes

Mujeres trabajando en el procesado de pepinos en una cooperativa de El Ejido (Almería). En vídeo, declaraciones de Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno.

Una semana antes del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el Gobierno ha afinado el decreto con el que pretende combatir las desigualdades laborales entre hombres y mujeres, que incluye como medida estrella los permisos de paternidad y maternidad iguales, intransferibles y retribuidos. El documento, que pasa este viernes por el Consejo de Ministros, rebaja a empresas de 50 trabajadores la necesidad de elaborar planes de igualdad, que serán mucho más detallados de lo que recogía la ley de Igualdad de 2007.

Las empresas deberán hacer un “diagnóstico negociado” de “medidas evaluables” que incluya una auditoría salarial entre hombres y mujeres y un análisis de si existe una infrarrepresentación femenina o brecha en las retribuciones. Así lo recoge uno de los últimos borradores del decreto, al que ha tenido acceso este diario, y que puede cambiar aún.

Estos planes deberán ser presentados en un registro específico, que formará parte de los registros de los convenios colectivos. Y deberán poner a disposición de la plantilla los datos sobre sueldos medios y complementos salariales de hombres y mujeres.

Todas estas medidas suponen ampliar los contenidos ya desarrollados en estos planes y también las empresas que deberán implementarlos. En la actualidad las de 250 empleados ya toman algunas medidas. Pero en tres años, de forma escalonada, los nuevos planes habrán de llegar a aquellas con 150 empleados o más el primer año; el segundo, a las de 100 o más, y el tercero, a las de 50.

El Ejecutivo ha aprovechado este decreto de “garantía de igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres en el empleo y la ocupación” para incluir otros temas. Entre ellos, el pago de la cotización de las cuidadoras de familiares dependientes, que saldrá de las arcas públicas tal y como era hasta que se eliminó con los recortes de 2012.

La presión de las secretarias de Estado

La medida principal del decreto es la equiparación de los permisos de paternidad —actualmente de cinco semanas— con los de maternidad, de 16. Aunque figuraba en los primeros borradores del Ejecutivo, esta semana ha causado tensiones entre diferentes departamentos del Gobierno. La presión de las secretarias de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, de Empleo, Yolanda Valdeolivas, y de Presupuestos, María José Gualda, venció las resistencias, apuntan fuentes conocedoras de la negociación.

La equiparación será progresiva: pasará a ocho semanas al día siguiente de su publicación en el BOE, hasta las 12 semanas en 2020 y 16 en 2021. Aumentar el permiso de los hombres de cinco semanas a 16 supone 1.266 millones de euros más, según estimaciones del Ministerio de Trabajo. La forma de disfrute de estos permisos es un calco de la propuesta que llevaba el PSOE en su programa electoral. Prevé una licencia de seis semanas ininterrumpidas para ambos tras el nacimiento y otras 10 semanas para cada uno a distribuir hasta que el bebé cumpla un año. La Plataforma de Permisos Iguales e Intransferibles reclamaba que no se tomen de forma simultánea para fomentar que los hombres “cuiden en igualdad con las madres”.

Fe de errores

En una versión anterior de este artículo, se citaba a la secretaria de Estado de Hacienda, Inés Bardón, como una de las que presionó por la equiparación de los permisos de paternidad, en lugar de a la secretaria de Estado de Presupuestos, María José Gualda.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >