Un centro español colabora en Grecia en una gestación de tres ‘padres’

Sanidad prohíbe a una clínica de Granada que use esta técnica contra la infertilidad

Extracción del núcleo de una célula para preparalo para implantarle otro.
Extracción del núcleo de una célula para preparalo para implantarle otro.
Más información

Una mujer de Grecia de 32 años está en la semana 28 de gestación después de someterse a un proceso para engendrar lo que se denomina oficiosamente un hijo de tres padres genéticos (que tiene genes de tres personas) con la participación de la clínica Embryotools, de Barcelona. Esta técnica consiste en que el material genético del núcleo del óvulo de una mujer (se puede hacer extrayendo el núcleo entero o, como en este caso, los cromosomas cuando se colocan en fila durante el proceso de la división del gameto) se transfiere a otro óvulo desprovisto de su núcleo, y luego se fecunda. De esta manera, el embrión resultante tendrá material genético de tres fuentes (de ahí lo de tres padres): el del núcleo del óvulo de una mujer –la donante–, el del esperma y una pequeña facción que está en las mitocondrias del óvulo de la mujer receptora, un orgánulo del citoplasma celular que tiene un papel clave en el ciclo energético de las células y cuyo ADN se supone heredero del de una antigua bacteria que se fusionó con otra para crear la célula eucariota de la que están hechos la mayoría de los seres vivos actuales. El sistema se desarrolló para tener hijos que no heredaran las alteraciones en el genoma de la mitocondria de la madre. Ya se ha empleado con este fin en México y Reino Unido, por ejemplo.

Pero en este caso no se trata de evitar una enfermedad ligada al ADN mitocondrial, sino de facilitar la fecundación de un óvulo prácticamente idéntico genéticamente al de la gestante, que presenta una baja respuesta ovárica, ya había pasado por dos intervenciones derivadas de una endometriosis (una inflamación de tejidos de la zona genital femenina que dificulta procesos como la implantación del óvulo fecundado) y que se había sometido a cuatro ciclos de fecundación in vitro sin lograr ningún embarazo. La clínica afirma que hay otras 24 mujeres que esperan para someterse a la misma técnica, y que en ocho casos ya están los embriones creados.

"Con todo, debemos ser prudentes. No se puede incorporar a la rutina de cualquier clínica de reproducción asistida de un día para otro. Requiere de una tecnología especial y de una extensa formación de los investigadores con una curva de aprendizaje larga”, afirma Gloria Calderón, cofundadora y directora de Embryotools.

Nuno Costa-Borges, de la empresa, resalta que al proceso se ha llegado tras una amplia experimentación en ratones, hecha en España, presentada en los congresos de la sociedad americana de la especialidad en los últimos años, y que se ha hecho en Grecia por su colaboración con el Institute of Life de Atenas, que ayudaron a fundar.

En su nota, la empresa informa de que en España la ley no permite, en teoría, esta técnica, aunque deja abierta la posibilidad de que la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida lo autorice, pero no lo ha hecho. Prácticamente al mismo tiempo en que se ha sabido del ensayo de Grecia, la clínica Margen de Granada recibió la negativa para ensayar lo mismo en España. Se trataba de probar en 5 o 10 casos al año de parejas con "tres o más fracasos inexplicados de fecundación in vitro en mujeres jóvenes, con un esperma normal y ningún problema endocrino o inmunológico evidente", explica la empresa en una nota. "Los óvulos no utilizables se utilizarían para buscar la causa del problema de su ooplasma [lo que queda del óvulo cuando se le quita el núcleo celular] y entender" por qué no se podía quedar embarazada, añade.

El Ministerio de Sanidad explica en una nota dirigida al centro granadino que "este procedimiento se puede considerar una técnica experimental que no está contemplada en la legislación española, y como tal su aplicación requiere la autorización de la autoridad sanitaria correspondiente [autonómica], previo informe favorable de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida". Pero este no llega, por dos motivos. El primero, que la ley española prohíbe emplear "los gametos utilizados en investigación o experimentación no podrán utilizarse para su transferencia a la mujer ni para originar preembriones con fines de procreación”. Y, la segunda, que la ley sanciona expresamente que se implanten embriones "originados con ovocitos de distintas mujeres" y la "práctica de técnicas de transferencia nuclear con fines reproductivos".

Estas salvedades se introdujeron en la ley, cuya última modificación fue en 2006. Entonces se eliminó del redactado la lista de prácticas permitidas (menos la clonación) en previsión de que los avances científicos pudieran dejarla obsoleta, pero se estableció un anexo con ellas, que puede modificarse por indicación de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, que es la que ha rechazado la petición de la clínica de Granada fundada por Jan Tesarik y Carmen Mendoza.

Irene Cuevas, de la junta directiva de la Sociedad Española de Fertilidad, respalda que se use esta técnica para evitar enfermedades debidas a las mitocondrias, pero afirma que su uso para mejorar la fertilidad "tiene alternativas" y es "una técnica experimental". "No sabemos si el niño que nazca va a tener alteraciones epigenéticas [en los marcadores que determinan la expresión de los genes] debido a que la manipulación, que contada en los medios parece sencilla, no lo es y requiere mucha pericia".

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción