Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU endurece su ofensiva contra el cigarrillo electrónico

La Agencia Estatal de Medicamentos anuncia una batería de restricciones en la industria del tabaco para impedir que los jóvenes caigan en el vicio

Una mujer consume un cigarro electrónico marca Juul en Nueva York. ¡
Una mujer consume un cigarro electrónico marca Juul en Nueva York. ¡ REUTERS

El salto desmedido de los jóvenes que fuman cigarros electrónicos empujó a la agencia del medicamento en Estados Unidos (FDA) a endurecer las normas de venta. Entre las medidas propuestas este jueves para impedir que la tendencia siga escalando destaca la prohibición de la venta de cigarros electrónicos -excepto los con sabor a menta- en establecimientos aptos para menores de 18 años como las gasolineras o tiendas de conveniencia. En las ventas que se realicen por Internet, se tendrá que verificar que el comprador sea mayor de edad. Además, la FDA quiere impedir la venta de cigarrillos mentolados y tabacos saborizados, un esfuerzo sin del sistema de salud estadounidense que, por el momento, no ha tenido éxito.

El titular de la FDA, Scott Gottlieb, sostuvo que las medidas están destinadas a evitar que los jóvenes sigan adentrándose al mundo de los cigarrillos electrónicos porque pueden derivar en el tabaco tradicional. "No permitiré que una generación de niños se vuelva adicta a la nicotina a través de los cigarrillos electrónicos", dijo Gottlieb al anunciar el paquete de medidas. Solo en el último año, los estudiantes de secundaria que consumen vaporizadores aumentaron en un 78% y los de escuela intermedia (entre 11 y 13 años), un 48%, según la Encuesta Nacional del Tabaco. Esto se traduce en que un total de 3.6 millones de adolescentes.

La empresa de vaporizadores Juul, que controla el 70% del mercado, se había comprometido a quitar sus productos con sabor de las tiendas aptas para menores. El anuncio tuvo lugar después que la FDA amenazara en septiembre a Juul y otro fabricante con prohibirlos si no tomaba medidas para evitar el uso por parte de menores. Es tal el nivel de popularidad de la compañía entre los jóvenes, que emplean el término “juuling” como sinónimo de vapear.

El plan de acción de la agencia argumenta que las restricciones no afectan a los cigarros electrónicos de menta y mentol porque los sondeos revelan que esos sabores son más populares entre los usuarios adultos que entre los adolescentes. Un apartado de la propuesta aclara que las tiendas que permiten la entrada a los menores de 18 años pueden tener una sección separada, restringida por edad, para vender los productos de sabores. "¿Esto significa una simple cortina con un letrero como solíamos ver en la entrada de la sección de pornografía de las tiendas de vídeos?", criticó Matt Myers, presidente de Campaña para Niños Libres de Tabaco, en The New York Times.

Los cigarrillos electrónicos se han convertido en un tema de debate en la comunidad de salud pública. Algunos se centran en el beneficio potencial de cambiar a los fumadores de por vida a productos de nicotina menos dañinos, mientras que otros temen que cree una nueva generación de adictos a la nicotina. A su vez, se desconocen las consecuencias a largo plazo para la salud. En cuanto al tabaco tradicional, el consumo ha bajado en las últimas cinco décadas desde un 42% hasta el 14%, según los datos del Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

La previa al anuncio de las propuestas hizo caer esta semana las acciones de las tabacaleras. Ahora el paquete estará sujeto a un periodo de consulta pública hasta junio del año que viene, antes de que entren en vigor.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información