Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ONG buscan aire en el sector privado

La financiación al tercer sector caerá entre el 3% y el 6% en los próximos tres años

Un informe de la Fundación La Caixa y ESADE alerta del peligro de depender de la sociedad civil

El 60% del dinero de las asociaciones sin ánimo de lucro viene de entidades públicas

Voluntarios en un comedor social religioso en Bilbao.
Voluntarios en un comedor social religioso en Bilbao.

Los fondos de las ONG en España son mayoritariamente públicos, un 60% según un informe publicado este miércoles por la Fundación La Caixa, la multinacional Price Waterhouse and Coopers y ESADE. Aunque esta mayoría probablemente se mantenga en los próximos años, los recortes iniciados en 2008 y exacerbados a partir de 2010 han forzado a las asociaciones sin ánimo de lucro a buscar dinero privado. El cambio es "estructural" y "está aquí para quedarse", han declarado los autores del informe. Los datos son de 2012 son los últimos disponibles.

La financiación a las ONG caerá entre el 3% y el 6% hasta 2017, según los cálculos "más conservadores" detallados en el documento. "Las perspectivas de financiación sostenible en el sector estarán llenas de dificultades a corto plazo", afirman los autores.

El viraje hacia el dinero privado "está aquí para quedarse", según los autores

El informe advierte de que la sociedad española no debería depender demasiado de los servicios que prestan estas asociaciones. Entraña "ciertos riesgos" porque el porcentaje de españoles que dona dinero a organizaciones sin ánimo de lucro es del 19%, muy por debajo de la media europea del 33%. Otros países donde los donantes se sitúan por encima son Austria (61%), Gran Bretaña (56%) o Francia (53%). En España, de la financiación privada que reciben las ONG, las donaciones individuales suponen el 20%.

Un 94% de las ONG están modificando las prioridades de sus programas, según el informe. La gran mayoría trata de captar más fondos privados (el 71%), a través de socios y empresas, y para ello la empresa interesada y la asociación deben encontrar sectores "comunes" de interés. El 78% de las asociaciones han congelado sus salarios. Muchas de ellas han despedido a trabajadores de plantilla (el 10% de ellos perdió su empleo desde el inicio de la crisis hasta 2012). El gran reto del tercer sector, según Albert Soria, subdirector de la fundación, será incentivar a las empresas para que encuentren motivaciones de interés público, y no solo para obtener mejor reputación y vender más.

Entre 2010 y 2012 la financiación pública cayó un 40%, por lo que el 65% de estas organizaciones se vio abocada a buscar métodos alternativos de financiación. Sus ingresos llevan descendiendo desde el inicio de la crisis en 2008, tras 30 años de crecimiento ininterrumpido, según publicó ESADE hace dos años.

Más información