Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wert resuelve el agujero que dejó su reforma para los alumnos de FP Básica

Educación diseñará un "examen especial" para que los estudiantes no pierdan un año sin poder titularse en la ESO

Fátima Báñez y José Ignacio Wert, en el pleno del Congreso.
Fátima Báñez y José Ignacio Wert, en el pleno del Congreso.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, se ha visto obligado a rectificar el desarrollo de su reforma de la Formación Profesional Básica, que por un agujero del calendario de aplicación dejaba colgados un año sin titularse en ESO a la primera promoción de alumnos de estas nuevas enseñanzas, que empiezan este mes de septiembre. El titular de Educación ha anunciado este miércoles en el Congreso, después de que EL PAÍS publicara el fallo del calendario, que aprobará una disposición para que estos alumnos puedan graduarse en secundaria. Fuentes de su departamento precisaron que podrán hacerlo con un “examen especial”.

La FP Básica, dirigida a los estudiantes con más dificultades para terminar la educación obligatoria, permite obtener el título de graduado en ESO solo si se aprueba la nueva reválida de secundaria que crea la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Pero esta no empieza a aplicarse hasta el curso 2017-2018, por lo que los primeros estudiantes de la FP Básica que acaben en plazo terminarán de estudiar en 2016 (la FP Básica dura dos años), y tendrían que esperar como mínimo un año hasta poder hacer la reválida y obtener el graduado escolar. El ministerio aseguró primero que lo que podrían hacer estos alumnos era presentarse al examen de ESO para adultos, pero tampoco solucionaba el problema, porque este requiere tener 18 años (o 16 con un contrato de trabajo) y los alumnos de FP Básica pueden empezar con 15 años y terminar con 17.

Wert resuelve ahora el desfase en la aplicación de la LOMCE con un examen de carácter temporal, del que el Ministerio no ha dado detalles, hasta que se apliquen las reválidas. “Se puede solventar perfectamente mediante una norma de derecho transitorio”, ha asegurado el ministro en la sesión de control al Gobierno en respuesta a una pregunta de la diputada de Izquierda Plural Caridad García, que ha calificado de “chapuza” la ley y ha criticado “las prisas” del Gobierno en aplicarla. El Ministerio, apurado por los plazos, no ha publicado aún todos los decretos de desarrollo de la LOMCE, y lo previsible es que incluya el parche al agujero en uno de ellos, como en el decreto que regulará las reválidas.

El ministro ha rechazado el “supuesto limbo” en el que se pueden encontrar los estudiantes, porque “lo lógico”, ha dicho, es que la mayoría de los matriculados en FP Básica continúen su formación en la FP de Grado Medio, a la que pueden acceder directamente, sin el graduado en ESO. Pero, al mismo tiempo, Wert ha reconocido que puede haber una proporción de estudiantes que quieran obtener el título de secundaria, una opción que les permite la LOMCE. El primer borrador de decreto de la FP Básica no incluía esta opción, que fue añadida después, seguramente para evitar que el sistema cree lo que los expertos llaman “vías muertas”. Es decir, para que no se impida a un alumno que con 15 años se deriva a estos estudios porque no va bien, que pueda retomar si quiere la vía del bachillerato al terminar.

Los datos de los análogos Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPIS), a los que va a sustituir la FP Básica, revelan que, aunque no son la mayoría, sí hay alumnos de estos estudios que logran graduarse en secundaria. De los 84.217 que cursaron un PCPI en el curso 2011-2012, un total de 11.178 consiguieron el título de ESO.

Wert ha admitido hoy que el Ministerio trabaja a un ritmo muy rápido para elaborar los decretos de desarrollo de la LOMCE. El sector educativo y las comunidades autónomas le vienen reclamando un retraso en la aplicación de la ley, cuya implantación progresiva empieza este año para primero, tercero y quinto de Primaria y para la FP Básica.

El ministro ha reiterado, por otro lado, su compromiso de dimitir “inmediatamente” si el Tribunal Constitucional declara inconstitucional la LOMCE. Cinco comunidades y el PSOE han recurrido la reforma educativa ante el alto tribunal.

Más información