Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malos vientos para el Monte Fuji

Investigadores japoneses afirman que han detectado en la cumbre altos niveles de mercurio procedente de China en la montaña símbolo del país

El Monte Fuji es un símbolo sagrado en Japón y Patrimonio de la Humanidad.
El Monte Fuji es un símbolo sagrado en Japón y Patrimonio de la Humanidad.

En los días despejados, el perfil cónico del Monte Fuji se recorta con simetría y elegancia contra el horizonte de Tokio. Sus laderas blancas descienden con suavidad hasta desaparecer detrás de los rascacielos de la capital a un centenar de kilómetros. La montaña más alta de Japón ha sido fuente de inspiración de artistas y poetas, y lugar de peregrinación religiosa durante siglos. Pero Fujisan o Fujiyama, como lo denominan los japoneses, es objeto de una amenaza potencial que llega del otro lado del mar. Según un reciente estudio de un grupo de investigadores dirigidos por el profesor Osamu Nagafuchi, de la Universidad de la Prefectura de Shiga, el Monte Fuji, símbolo sagrado de Japón y Patrimonio de la Humanidad desde este año, registra niveles de mercurio superiores a la media nacional, debido a la contaminación atmosférica procedente de China.

Los científicos también han registrado en la zona arsénico y telurio

Los investigadores midieron 2,8 nanogramos de mercurio por metro cúbico de aire en la cumbre del Monte Fuji en agosto pasado, muy por encima de los entre 1 y 1,5 nanogramos normalmente detectados en lugares considerados limpios, pero aun así muy por debajo del límite de 40 nanogramos de media estimados dañinos para la salud por el Gobierno. Un nanogramo es la millonésima parte de un miligramo.

Los niveles de contaminación superiores a lo esperado se deben a las fábricas y centrales térmicas chinas que queman carbón, un proceso que libera mercurio y otros elementos tóxicos, como arsénico, cuyas lecturas también son altas, según Nagafuchi. “Está claro que el mercurio que es emitido (a la atmósfera) por China llega al Monte Fuji. Cada vez que la concentración de mercurio era alta, la masa de aire venía de China”, asegura tajante este profesor de Ciencias Medioambientales. Nagafuchi afirma que, además de mercurio, han identificado en Fuji y otras montañas arsénico y telurio —“elementos que son emitidos en la combustión de carbón en las industrias”—, así como esferas de cenizas inorgánicas, típicas también de la quema del mineral.

El investigador y su equipo eligieron para el estudio el Monte Fuji —un volcán dormido desde su última erupción en 1707, aunque calificado como activo por los geólogos— porque “puede evitar los efectos de muchos tipos de actividades a nivel del suelo”, ya que su cima está “a una altitud de atmósfera libre”. Mide 3.776 metros sobre el nivel del mar. “En otras palabras, lo usamos como torre de observación”. Por el mismo motivo dice que han instalado campos de experimentación en las cumbres de otras montañas: Norikura, Ibuki y Kuromi-dake.

Nagafuchi y otros científicos han llevado a cabo lecturas en la cima del Monte Fuji cada año desde 2007, y, aunque las cifras varían, en la mayoría de los casos exceden la media del país. El valor más alto de mercurio registrado se produjo en 2007: 25,1 nanogramos por metro cúbico de aire, según la prensa japonesa.

La contaminación también está matando a los pinos de Yakushima

En 2010, fueron emitidas 1.960 toneladas de mercurio a la atmósfera en todo el mundo, principalmente como consecuencia de la combustión de carbón y la producción de oro a pequeña escala y artesanal, según el Programa de Medioambiente de Naciones Unidos. Casi un tercio de ellas, en China.

Japón es especialmente sensible al problema del mercurio, el cual se utiliza poco en el país desde el desastre de la enfermedad de Minamata, nombre de una población del sur de Japón en la que los vertidos de mercurio al mar de una empresa química contaminaron peces y marisco y provocaron un envenenamiento de la población. El síndrome neurológico, que afectó a miles de personas, fue identificado por primera vez en 1956.

Nagafuchi afirma que no han comunicado los resultados del estudio sobre el Monte Fuji a las autoridades chinas, pero dice que realizaron varias presentaciones científicas en la XI Conferencia Internacional sobre el Mercurio como Contaminante Global (ICMGP, en sus siglas en inglés), celebrada el verano pasado en Edimburgo (Reino Unido). “Nuestra misión es anunciar al público los nuevos resultados de nuestras investigaciones basados en pruebas científicas. Queremos que alguien —por ejemplo, quienes tienen el poder para decidir— utilicen estas pruebas para resolver el problema medioambiental”.

Las conclusiones del informe no contribuirán, sin duda, a suavizar las complejas relaciones que mantienen Pekín y Tokio, debido a la invasión de China por Japón en la primera mitad del siglo XX y las disputas territoriales marítimas.

Ma Jun, director del Instituto de Asuntos Públicos y Medioambientales en Pekín y uno de los expertos medioambientales más renombrados de China, cree que no es cuestión de hacerse reproches. “No he llevado a cabo investigaciones directas [sobre la situación en el Monte Fuji], así que no puedo comentar de manera específica, pero la contaminación atmosférica no tiene fronteras. Puede que la polución china afecte a Japón, de la misma forma que las fugas radiactivas pueden afectar a China”, afirma en velada referencia a la crisis de la central nuclear japonesa de Fukushima. “La cuestión no es culparse mutuamente, sino colaborar y encontrar una solución”.

No es la primera vez que los expertos japoneses afirman que China está exportando la polución originada por su rápido desarrollo económico. Los pinos de los bosques de Yakushima —una isla montañosa en la prefectura de Kagoshima, en el sur del país— están muriendo, debido a los contaminantes transportados por los vientos que llegan de China, según Nagafuchi; un fenómeno que comenzó a estudiar en la década de 1990.

El hallazgo no ayuda a la difícil relación entre Pekín y Tokio

“Con el progreso de la industrialización en los países de Asia oriental, grandes cantidades de polvo amarillo, ozono y aerosol ácido son llevados a Japón”, señalaba Nagafuchi en 2008 en un artículo científico firmado con otros investigadores. “La isla de Yakushima está afectada directamente por el transporte desde gran distancia de contaminantes atmosféricos de China continental, porque no hay áreas industriales ni fuentes de contaminación entre el continente y esta isla. Recientemente, se ha observado un declive de Pinus amamiana en esta isla”, añadía. Esta especie de pino solo se encuentra en Yakushima y en una isla vecina.

Aunque su opinión es cuestionada por algunos expertos, Nagafuchi la mantiene. “Yakushima no tiene fuente contaminante y nuestro lugar de investigación sobre el declive de los bosques está en el lado occidental de la isla, frente al Mar de China Oriental”, dice. “El problema del declive de los bosques en Yakushima será cada vez más grave si la emisión de contaminantes atmosféricos en China continúa”. De momento, los famosos cedros de la isla —el más grande de los cuales se estima que tiene entre 2.000 y 7.200 años— no se han visto afectados. Yakushima fue designada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993, gracias a sus cedros milenarios.