Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad de Zaragoza suspende un acto con Wert “para evitar incidentes”

El rector anula la apertura del curso, a la que tenían previsto acudir el ministro y el príncipe Felipe

El ministro Wert recibe una camiseta verde en defensa de la enseñanza pública.

La apertura del curso universitario ha sido algo accidentada. El acto de apertura del curso universitario 2013-2014 que iba a celebrarse el lunes en Zaragoza, al que tenían previsto asistir el ministro de Educación, José Ignacio Wert, y el príncipe Felipe, se ha suspendido ante la “certidumbre” de alteraciones que pudieran desencadenar “incidentes de mayor gravedad”, informa la Universidad de Zaragoza. En Baleares, donde los profesores de la enseñanza no universitaria están en huelga desde el pasado lunes contra el modelo trilingüe de José Ramón Bauzá, 4.000 manifestantes se han congregado frente al aula magna del rectorado, donde se celebraba la ceremonia de inicio de las clases.

El ministro de Educación ha sido abucheado e increpado en numerosas ocasiones en los últimos meses. Hoy mismo, en la inauguración del curso en las etapas no universitarias que ha tenido lugar en el colegio de educación Infantil y Primaria El Alba, de la pedanía de Roldán, en Torre Pacheco (Murcia), un grupo de activistas de la marea verde a favor de la escuela pública se han concentrado para mostrar su rechazo a las políticas del Gobierno. Uno de ellos, un sindicalista de CC OO, ha abordado a Wert al final del acto, le ha reclamado diálogo con la comunidad educativa y le ha entregado una carta contra los recortes y la reforma educativa (la Lomce) y una camiseta verde, símbolo de la protesta en defensa de la escuela pública. 

Aparte de los recortes presupuestarios, son muchas las críticas que ha cosechado la política educativa planteada por Wert, tanto en la educación no universitaria (con la Lomce) y con el cambio en el sistema de becas, que exige a los alumnos obtener una media de 5,5 para poder acceder a una ayuda al estudio a la llegada a la Universidad. Este jueves, el ministro se ha declarado contrario al apadrinamiento propuesto por los rectores para los estudiantes que se quedaran sin beca. Según ha afirmado, no es necesario porque el modelo existente en España "cubre perfectamente" las necesidades de los estudiantes. No obstante, hace solo unos días Wert reconoció que unos 10.000 alumnos que cumplen los requisitos de renta no obtendrán una ayuda al estudio por sacar menos del exigido 5,5 de media en el acceso a la universidad.

El rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López, ha asegurado que su decisión de suspender el acto de apertura del curso universitario no ha venido motivada por las manifestaciones fuera del recinto en el que se iba a celebrar el acto, sino porque tienen la seguridad de que dentro también habría “alteraciones”. El rector ha lamentado esta suspensión, algo que ha calificado como una “noticia muy triste”. Pero, según ha asegurado en una rueda de prensa, la Universidad de Zaragoza tiene la “responsabilidad” de que todo marche “con normalidad, según los criterios del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte”.

A las once de la mañana del lunes, el mismo día en que se celebraría la apertura del curso, la Junta de Personal de Administración y Servicios de la Universidad de Zaragoza, entre otros colectivos, había convocado una concentración y había llamado a trabajadores, comunidad universitaria y la ciudadanía a reunirse frente al Edificio Paraninfo. “No estamos para celebraciones”, expresó el colectivo en un comunicado en el que afirmaban que las políticas del ministro Wert “suponen un serio deterioro de la educación pública y de la investigación científica”, además de que fomentan “la desigualdad y el retroceso social”.

El rector ha declarado esta mañana que a lo largo de los últimos días ha ido “elaborando la certidumbre de que algunas alteraciones dentro del acto podrían repercutir en la marcha normal del mismo”. López ha añadido que no podía asegurar que estas alteraciones no desencadenasen en incidentes “de mayor gravedad”, por lo que este miércoles por la noche ha hablado con el ministerio y ha trasladado su idea de suspender el evento, una decisión que se ha aceptado y entendido. Según ha dicho, este jueves ha comunicado la noticia al Gobierno de Aragón. Sin embargo, López no ha querido dar nombres de los invitados al evento que podrían alterar el funcionamiento del mismo.

La Universidad de Zaragoza suspende un acto con Wert “para evitar incidentes”

“Espero que se entienda la decisión”, ha manifestado el rector, quien ha insistido en que ha sido tomada en base a elementos que conoce, “y no por suposiciones”. López ha indicado que lamenta las consecuencias que se derivan de ella y ha añadido que la intención de realizar la apertura oficial del curso nacional en Zaragoza le fue comunicada antes del verano. Según ha afirmado, desconoce si este acto se trasladará a otra universidad española.

Protesta en Baleares

En Baleares, donde los colegios e institutos públicos se mantienen en huelga desde el pasado lunes, la protesta ha llegado a la inauguración oficial del curso universitario. A mediodía, más de 4.000 manifestantes —profesores de primaria y secundaria en huelga, alumnos y padres— se han congregado en el campus de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) en Mallorca, frente al aula magna del rectorado, donde se estaba celebrando la ceremonia.

La manera verde se expresó contra la política del Gobierno balear, del PP. Su presidente, José Ramón Bauzá, anuló su presencia en el acto oficial. Tampoco acudió la consejera de Educación, Joana Maria Camps. Tomó la palabra la máxima autoridad presente, el director regional de Universidad, Miguel Deyá, y al iniciar su intervención una buena parte de los doctores se levantó y abandonó la sala; algunos portaban camisetas verdes. Deyá, profesor de Historia de la UIB, había dicho días atrás en la radio: "España no es un estado sindicalista ni una república bolchevique soviética".

El rector de la UIB, Llorenç Huguet, cerró el acto, en tono moderado, vindicativo y conciliador. La Policía no entró en el campus. Los gritos contra el presidente continuaron durante más de dos horas.