Una máquina convierte el sudor en agua

Unicef usará la técnica para llamar la atención sobre la falta de agua potable en el mundo La ropa sudada es calentada y del vapor resultante se separan las moléculas de agua

La máquina fue usada por primera vez en Gotemburgo, Suecia.
La máquina fue usada por primera vez en Gotemburgo, Suecia.Unicef

La Unicef quiere llamar la atención del mundo sobre la escasez de agua que padecen 780 millones de personas. La manera que ha encontrado para hacerlo es lanzando la primer máquina que convierte el sudor de la ropa en agua potable.

La máquina ya ha sido probada en Gotemburgo, Suecia, en el marco de la realización de la Copa Gothia, un torneo anual de fútbol que reune a más de 1.600 equipos de más de 70 países. Los participantes y visitantes han sido los primeros en beber agua obtenida de sus camisetas.

Para eliminar el sudor la maquina gira y calienta la ropa, el vapor que se desprende pasa por una membrana, fabricada con una sustancia que parecida al Goretex (un material que se usa mucho en ropa deportiva) y que deja pasar el vapor, pero "mantiene las bacterias, sales, fibras de ropa y otras sustancias", según el ingeniero Andreas Hammar, diseñador del dispositivo.

Ha explicado que la parte fundamental de la máquina es un nuevo componente de purificación de agua desarrollado por una compañía llamada HVR Water Purification en colaboración con el Instituto Real de Tecnología de Suecia.

"Se utiliza una técnica llamada destilación por membrana", ha afirmado Hammar, que es conocido localmente por sus apariciones en un espectáculo de TV de tecnología Mekatronik. "En la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) tienen algo parecido para tratar la orina de los astronautas, pero nuestra máquina es más barata de construir", ha añadido.

La cantidad de agua que produce depende del sudor que genera cada individuo, pero la camiseta de una persona por lo general produce 10 mililitros (0,3 onzas) de sudor, que es aproximadamente un sorbo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS