Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La privatización sanitaria se embrolla en Madrid

El grupo puertorriqueño que puja por tres hospitales habla de promover el “turismo sanitario” y sugiere retirar su oferta

Protesta contra la privatización en el hospital del Henares (Coslada).
Protesta contra la privatización en el hospital del Henares (Coslada).

El proceso de privatización de la gestión de seis hospitales madrileños inaugurados hace cinco años, la mayor operación de este tipo puesta en marcha en España, se embrolla con sospechas de que puede abrir la puerta al negocio del turismo sanitario en instalaciones públicas. El presidente de HIMA San Pablo, grupo puertorriqueño que puja para hacerse con tres de los hospitales, afirmó ayer en una entrevista en la cadena SER que uno de sus objetivos es “atraer turismo sanitario de Marruecos o de otros puntos de Europa”.

El consejero de Sanidad madrileño, Javier Fernández-Lasquetty, tuvo que salir al paso horas después: “Las condiciones en que se prestará la asistencia en los seis hospitales están definidas en los pliegos y van a ser esas, ninguna otra”, afirmó, sin precisar más. Los pliegos explicitan que “queda expresamente prohibida la utilización de la infraestructura y medios puestos a disposición del adjudicatario, para [...] la prestación de servicios sanitarios de carácter privado”.

El aparente desconocimiento de las condiciones del contrato por parte del responsable de la principal empresa interesada disparó ayer las sospechas que vienen expresando los partidos de la oposición, sindicatos y otras organizaciones acerca de un proceso que consideran más “un reparto” que un concurso. “UPyD ya alertó en su momento de la falta de competencia en el sector y solicitó la intervención de la Comisión Nacional de la Competencia”, asegura el responsable de Sanidad de este partido en Madrid, Enrique Normand, que no descarta que las declaraciones “busquen presionar” al Gobierno madrileño para mejorar las condiciones del contrato.

El proceso de privatización ha sido controvertido desde el inicio. Madrid no ha encontrado apoyo en ningún otro partido ni organización profesional o científica del sector sanitario. La presión de la marea blanca de protesta puede explicar, según expertos consultados por este diario, el hecho de que las empresas más potentes de la sanidad privada, las que figuraban en todas las quinielas para optar a gestionar estos hospitales, finalmente decidieran no presentarse al concurso (IDC Salud, antes Capio, y HM Hospitales, entre ellas).

"Las declaraciones del presidente de HIMA son las de un señor que habla con franqueza", opina el portavoz de Sanidad del PSM, José Manuel Freire. "Claramente muestra que no conoce bien la realidad sanitaria en la que pretender aterrizar ni la naturaleza y condiciones del concurso al que se presenta. Tengo la impresión de que en su afán de atraer propuestas, como se dice vulgarmente, los agentes comerciales de la Consejería de Sanidad de Madrid, le han vendido una moto. Aunque cabe una hipótesis peor: que tengan una agenda oculta para la actividad de estos hospitales y se la han adelantado al Presidente de HIMA como señuelo", añade Freire.

El consejero madrileño añadió ayer a preguntas de los periodistas que la propuesta presentada por HIMA es "absolutamente firme", a lo que agregó que el proceso de "externalización" de seis hospitales públicos va a seguir adelante. Este diario preguntó ayer a la Consejería de Sanidad si el consejero dispone de alguna información adicional que le permita afirmar que la propuesta de esta empresa es "firme" cuando su propio responsable dice lo contrario. "Porque se ha presentado al concurso", fue la respuesta que ofreció por escrito la Consejería, que también aseguró que no se ha negociado ninguna condición que no figure en los pliegos.

El portavoz socialista llama la atención sobre la "extraordinariamente baja probabilidad de que sea el mero azar el que lleve a que tres empresas sanitarias, que solo pueden optar a un máximo de dos lotes-hospitales cada una de un total de cinco, terminen cubriendo con sus opciones los cinco lotes sin que exista coincidencia alguna entre ellas en optar a un mismo lote". "La probabilidad de que tal cosa ocurra por azar es inferior al 0,02%", subraya, y añade: "Es decir, la probabilidad de que esta situación haya sido organizada es superior al 98,2%. Una probabilidad con la que los juzgados atribuyen paternidades cuando existe esta coincidencia de ADNs. En este caso la paternidad de este reparto le correspondería al presidente de la Comunidad de Madrid y a su consejero de Sanidad".

El Partido Socialista anunció ayer que denunciará el concurso ante la Comisión Europea —ya lo ha hecho ante los tribunales—. Las tres empresas interesadas (además de HIMA, Sanitas puja por un centro y Ribera Salud por dos) no compiten entre ellas; cada una ha elegido distintos hospitales. Y podrían quedar tres desiertos. El presidente de HIMA sugirió ayer en la entrevista en la Cadena Ser que “las críticas y las objeciones de los médicos” les estaban haciendo replantearse su oferta. También habló de contactos previos al concurso con los responsables políticos de la Consejería. El grupo rechazó ayer, sin dar explicación, conceder a este diario una entrevista solicitada el miércoles y a la que había accedido el jueves.

"Este proceso privatizador esta siendo un caos", opina el responsable de Sanidad de IU en la Asamblea de Madrid, Rubén Bejarano. "Está siendo severamente contestado en la calle, en los centros sanitarios, en las instituciones y en el mismo Tribunal Constitucional. Están solos en este cambio de modelo. Ellos mismos han modificado el plan desde el pasado mes de noviembre. Y hasta en los propios pliegos han modificado las garantías para las posibles empresas adjudicatarias".

Más información