Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Ser médico

Ser médico en la Clínica Mayo es lo más parecido al sueño que todos tuvimos el día en que decidimos dedicarnos a esto

Acabo de llegar de un viaje de 15 días a Estados Unidos. La razón del mismo era doble, asistir a la reunión anual de la asociación americana de cirugía torácica, lo que vengo haciendo, prácticamente sin interrupción, los últimos cuarenta años y visitar durante unos días la Clínica Mayo, sin duda una de las grandes catedrales de la medicina mundial, cosa que, aunque con menos frecuencia, vengo repitiendo desde que tuve la suerte de conocerla en el ya lejano año 1970.

Al hilo de esta visita me gustaría analizar en qué principios se basa un centro como este que lleva a la cabeza de la medicina mundial 125 años y que ahora junto con otro parecido, la Cleveland Clinic, se han convertido en el modelo a imitar en la reforma sanitaria propuesta por el presidente Obama y recientemente aprobada por el Congreso de aquel país.

Emplazada en Rochester, una pequeña ciudad de alrededor de 70.000 habitantes en el Estado de Minnesota, fue fundada a finales del siglo XIX por un padre y dos hijos cirujanos que con el trabajo bien hecho fueron prestigiándola poco a poco y más tarde establecieron las bases de su funcionamiento actual.

La asistencia en primer lugar, junto con la investigación y la docencia son los tres pilares de su razón de ser.

La Fundación Mayo propietaria de la Clínica es una organización sin ánimo de lucro, por lo que todos los beneficios se reinvierten en nuevos proyectos de investigación, impulso de la docencia y mejora de las condiciones laborales del personal.

El patronato de la Fundación del que forman parte destacadas personalidades de la política y la empresa, está fundamentalmente compuesto por médicos.

A diferencia de la mayoría de los hospitales de Estados Unidos, los médicos de la Mayo, cuidadosamente elegidos por sus compañeros, trabajan con un salario, distinto en cada especialidad e incluso en cada caso, de acuerdo con lo que aportan tanto en prestigio como en otros conceptos a la institución. No están pagados por acto médico sino por su actuación como médicos. Los objetivos a cumplir son exclusivamente profesionales y por ello cuanto más y mejor trabajas, cuanto más públicas, cuanto mejor enseñas más te miman en todos los aspectos.

Por supuesto la gerencia y la organización, a todos los niveles, está en las manos más expertas y profesionales y por ello el tránsito de un paciente desde que es visto por primera vez hasta que se va de alta es un viaje perfecto sin ningún tipo de incidentes.

Como ejemplo clarificante de funcionamiento y como reflexión para cualquier profesional sanitario que me esté leyendo puedo contar que en esta reciente visita pude admirar la nueva planta de quirófanos de uno de los dos hospitales que tiene la Clínica y que cuenta con 70 quirófanos que a las siete de la mañana tienen ya en cada uno un paciente a punto de ser operado y que funcionan ininterrumpidamente hasta bien avanzada la tarde, cuando se acaba la última intervención programada que en el caso de mi especialidad son tres intervenciones de corazón en cada quirófano

Si vd. lector piensa que es un hospital para millonarios le diré que se equivoca ya que aunque también estos acuden desde todo el mundo, el 80% de los pacientes que allí se atienden pertenecen al Medicare, el seguro estatal del que se benefician gratuitamente todos los ciudadanos norteamericanos por encima de 65 años.

Ser médico en la Clínica Mayo es lo más parecido al sueño que todos tuvimos el día en que decidimos ser médicos y que por lo menos en mi caso suponía no solo repartir medicina sino también ayudar a crearla.

Aquí en nuestro país el Profesor Jiménez Díaz quiso copiar el modelo en la Clínica de la Concepción y posiblemente de no haber fallecido prematuramente lo habría conseguido.

Los que tuvieron la suerte, como yo, de vivir primero como estudiante y más tarde como residente y miembro de la plantilla, los años dorados de la Concha ( como era cariñosamente conocida por los ciudadanos) pudimos disfrutar de algo parecido a aquel sueño. Sin más preocupaciones que hacer bien nuestro trabajo asistencial, investigar en nuestro campo en unas instalaciones humildes pero bien dotadas y compartir con los demás todas las experiencias. No es exagerado decir que se aprendía tanto en las conversaciones con compañeros de otras especialidades, en el comedor, como en la biblioteca, siempre llena hasta bien pasada la jornada laboral. Ávidos de conocimiento viajábamos al extranjero como podíamos como cuando atravesé en dos días Europa a bordo de un Seat 600 en busca de un aparato que necesitábamos para seguir operando y nos exprimíamos el cerebro buscando soluciones económicamente posibles para la cirugía experimental como cuando en vez de terneras comprábamos pollinos, infinitamente más baratos, para probar nuevas técnicas.

Cuando becado por la fundación March, a la que tantos estamos agradecidos por habernos permitido, en aquellos tiempos difíciles, completar nuestra formación, llegue a Inglaterra me sentí orgullosísimo de que la válvula mitral que se utilizaba se llamaba “Álvarez valve”, diseñada por un cirujano de la Concepción. Recuerdo como todo el mundo en el hospital además de por el Cordobés me preguntaban por el famoso cirujano español.

Por desgracia la confluencia de una serie de cambios en el país, la inadecuada visión de los nuevos gestores tras la muerte del fundador y una lucha político-sindical mal entendida acabó dañando irremediablemente un modelo que ya había empezado a florecer con extraordinarios resultados en la Clínica puerta de Hierro y que debería haber sido la semilla de nuestra naciente organización hospitalaria.

Pocos días después de que mi amigo el Dr. Puga, recientemente jubilado jefe de servicio de cirugía cardiaca de la Mayo, me contase como fue su despedida, homenajeado por el Patronato en pleno de la Fundación , obsequiado con un valioso cuadro alusivo al corazón y rodeado por el cariño y el respeto de sus compañeros y discípulos venidos expresamente desde distintos y lejanos puntos del país me topé, a mi llegada a España con un magnifico reportaje de este diario con las quejas de varios médicos de hospitales madrileños a los que con una fría y escueta nota se les comunicaba su jubilación inaplazable sin ningún tipo de agradecimiento o reconocimiento. La indignante respuesta a esta queja dada por el político de turno, de cuyo nombre no quiero acordarme, fue que se trataba de un acto administrativo que no podía hacerse de otra manera. Es oportuno señalar que este modo de actuar de los políticos madrileños no es distinto que el utilizado previamente por los políticos andaluces o catalanes de aparentemente distinta ideología.

Lector amigo, que nadie le engañe, los avances de la Medicina solo nacen en Centros donde el médico se encuentra a gusto, incentivado, no necesariamente con dinero, sino con el apoyo, el respeto y la admiración de todo el personal del hospital que saben que de su trabajo depende fundamentalmente el prestigio del mismo y por lo tanto su futuro.

De nuestro sistema basado en médicos funcionarios, mayoritariamente descontentos con una gestión detentada por médicos políticos sin formación adecuada, solo podemos esperar, en el mejor de los casos el reparto más o menos equitativo, de la medicina que otros producen y nos venden al precio que ellos fijan y al que quizás algún día no podamos hacer frente

En el otoño de mi andadura profesional sigo soñando con que algún día ser medico en España llegue a ser lo que pudo haber sido y no fue.

Norberto González De Vega

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS