Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sangría en dependencia no cesa

El sistema pierde otros 2.259 beneficiarios en abril

Hay 218.285 personas esperando una ayuda a la que tienen derecho

El sistema de atención a la dependencia sigue sufriendo una sangría de beneficiarios. Los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad reflejan que hay 2.259 personas menos amparadas por una prestación o un servicio respecto al mes de marzo. Fallece un mayor número de usuarios (10.185) de los que el sistema es capaz de integrar y asistir (7.926 altas el mes pasado), lo que arroja el saldo negativo de 2.259 personas. La tendencia descendente se refleja también en el primer cuatrimestre del año con 3.316 beneficiarios menos entre el 31 de diciembre de 2012 y el 30 de abril pasado. Por ello, entidades como la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales hace ya algún tiempo que dejado de calificar la situación de la atención a la dependencia como de estancamiento para hablar claramente de retroceso.

Los datos hechos públicos ayer por el ministerio han sido anunciados con retraso debido a que incorporan las correcciones de los errores detectados por el Tribunal de Cuentas en el sistema de información de la dependencia (la base de datos que se elabora a partir de la información que remiten las comunidades autónomas). Estos fallos hacían referencia a entradas duplicadas, a personas fallecidas que seguían dadas de alta o a ficheros que incorporaban información errónea. De sumarse los datos de beneficiarios que han sido eliminados tras este procedimiento de limpieza, el retroceso respecto al mes de marzo hubiera sido de 8.188 beneficiarios menos.

Otro de los problemas que persiguen al sistema tiene que ver con la bolsa de personas que han visto cómo se les reconoce el derecho a percibir las ayudas que establece la ley, pero que aún no tiene acceso a ellas. Esta situación afecta a 218.285 potenciales usuarios. Es cierto que esta cifra se ha reducido progresivamente desde los 238.526, por ejemplo, que había el mes de enero, pero la reducción obedece a la extinción del derecho de los dependientes moderados, que no serán atendidos hasta 2015 (unos 36.000) y al fallecimiento de miles de personas en lista de espera, algo que no se compensa con la incorporación de nuevos usuarios.

El retroceso al que aluden los expertos se ha traducido en el último mes en una reducción de 2.260 plazas de residencia, 192 de centros de día, 409 de ayuda a domicilio o 1.371 de teleasistencia, “lo que supone la destrucción de 1.300 puestos de trabajo en el sistema de atención a la dependencia”, señalan.

Más información