Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE reforzará los controles de calidad del aceite de oliva

Bruselas prepara un paquete de medidas para luchar contra el fraude en el sector

La Unión Europea (UE) tiene previsto aplicar desde el 1 de enero de 2014 nuevas normas para reforzar los controles de calidad del aceite de oliva, promover su imagen en terceros países y mejorar la información a los consumidores, según ha informado hoy la Comisión Europea (CE). Se trata, básicamente, de implantar nuevas medidas para establecer un etiquetado más claro y aumentar las sanciones para evitar fraudes en el sector.

El Comité de Gestión de la UE -formado por expertos de los Veintisiete- votó ayer dos tipos de medidas. Por un lado, la adopción de nuevas reglas para reforzar los controles de calidad y las sanciones, y así frenar los fraudes. Ello obligará a los países a realizar un mínimo de inspecciones, cuyos resultados se deberán comunicar a Bruselas de manera regular.

El otro paquete se refiere a las normas de comercialización para mejorar la información a los consumidores. En el futuro, las etiquetas en las botellas deberán indicar, de manera más visible y fácil de leer que ahora, la denominación del producto y su origen. Una de las disposiciones se aplicará al aceite de oliva que se sirve en bares y restaurantes, que obligará a introducir un sistema de protección en las botellas a disposición de los clientes para impedir su reutilización una vez terminado el contenido.

La CE tiene previsto notificar este reglamento a la Organización Mundial de Comercio (OMC), que tendrá un plazo de 60 días para hacer observaciones al respecto, después de lo cual el Comité de Gestión emitirá un voto formal. Bruselas confía en que, una vez adopte las nuevas medidas, entren en vigor el 1 de enero de 2014.

El aceite de oliva, por su elevado precio, es uno de los productos alimentarios más sujeto a fraude. En España, uno de los más sonados lo descubrió una inspección de la Junta de Andalucía hace dos años: en casi la mitad de 50 lotes analizados, bajo la etiqueta de aceite de oliva extra se vendía un aceite de mucha peor calidad.

El pasado octubre, otro análisis de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) reveló que nueve marcas de aceite de oliva comercializadas en supermercados españoles estaban engañando al consumidor, vendiendo un aceite etiquetado como "extra" cuando solo era "virgen".