Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cerebro protege su memoria cuando hay hambre

Unos experimentos con moscas muestras como el organismo prioriza las funciones esenciales al disminuir el flujo de energía

Ilustración de cómo se priorizan determinadas funciones esenciales del cerebro cuando el organismo pasa hambre. Ampliar foto
Ilustración de cómo se priorizan determinadas funciones esenciales del cerebro cuando el organismo pasa hambre.

El cerebro, el órgano regulador central del organismo, tiene primacía en el suministro energético (es el órgano que más consume). Es tan importante que, ante una situación de escasez de esa energía, se contrae la actividad de los demás órganos para garantizar su alimento. Ahora bien, cuando la situación de hambre es extrema, ¿se organiza el propio cerebro para mantener sus funciones esenciales en detrimento de otras? Dos equipos de investigación han constatado que, efectivamente el cerebro bloquea la llamada memoria aversiva y da prioridad a la memoria apetitiva. La primera requiere un aprendizaje repetitivo, mientras que la segunda se forma tras una única experiencia.

Los dos equipos, uno en Francia y otro en Japón, han hecho sus experimentos con moscas del vinagre (Drosophila melanogaster), animales habituales en laboratorios de biología del desarrollo, y ambos presentan los resultados de sus trabajos, complementarios, en la revista Science.

La estrategia cerebral de primar el funcionamiento de un tipo de memoria – o aprendizaje- sobre otro, en condiciones de flujo mínimo de energía, es perfectamente razonable desde el punto de vista evolutivo, señalan los investigadores, porque el aprendizaje puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte cuando se trata de competir por recursos escasos, pero cuando llega el hambre, la obtención de comida es prioritaria frente a la preservación de propia seguridad.

Pierre-Yves Plaçais y Thomas Preat, del Centro Nacional de Investigación Científica, (CNRS) sometieron a las moscas de los experimentos a condiciones de hambre durante 24 horas y constataron la supresión de la memoria a largo plazo apetitiva (muy costosa en términos energéticos). Por su parte. Los japoneses, liderados por Yukinori Hirano (Instituto Metropolitano de Ciencias Médicas de Tokio) probaron con moscas sometidas a un ayuno no demasiado severo y vieron que ambos tipos de memoria se reforzaban. Pero al endurecer las condiciones de hambre en los experimentos, disminuyó la memoria aversiva de las moscas, mientras que se mantuvo activa la capacidad de memoria apetitiva.