Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Las críticas forman parte de mi cargo y mi sueldo”

La alcaldesa de Cartagena espera que el ‘tesoro de Odyssey’ aúpe la ciudad

Pilar Barreiro Álvarez, alcaldesa de Cartagena.
Pilar Barreiro Álvarez, alcaldesa de Cartagena.

Pilar Barreiro (Lugo, 1955) lleva cinco legislaturas como alcaldesa de Cartagena por el Partido Popular, pero nunca imaginó que un nuevo tesoro recalase en la ciudad. Los turistas se han incrementado notablemente —100.000 visitantes al año— y algunos despistados ya preguntan por el pecio de La Mercedes. Y es que la lotería de Navidad le tocó a Cartagena por adelantado el pasado noviembre, cuando el Ministerio de Cultura destinó el mayor tesoro encontrado hasta el momento —el de la fragata española rescatado por la empresa Odyssey, que contenía miles de monedas de oro y plata— al Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQUA). Estas piezas se expondrán a partir del segundo semestre de este año.

Esta mujer de origen gallego pero cartagenera de adopción, es también, desde 2008, diputada en el Congreso por Murcia. “Desde que Mariano Rajoy me comunicó que encabezaba la lista por la región en la que vivo me comprometí a recorrer cada uno de los lugares en la campaña electoral y así hasta que el coche marcó los 10.000 kilómetros”, cuenta en una cafetería pegada al Congreso. En todo este tiempo ha aprendido a asumir las quejas: “Las críticas forman parte del cargo que desempeño y de mi sueldo”, asegura. Cartagena tienedeudas, como la mayor parte de los municipios, pero en 2008 empezó a recortar pequeñas partidas en las instancias municipales, medidas que fueron muy impopulares. “Calculé lo que costaba el agua que se consumía en bidones que había en las diferentes oficinas y pensé que era una barbaridad, 35.000 euros al año, y que la gente se podía traer el agua de casa y no consumirla a cargo del erario público por ser funcionario”, añade.

Cuando habla se percibe que la política es lo suyo, que está encantada de haberse adentrado en ese mundo y confiesa sentirse afortunada. “El partido me ha colocado siempre en sitios de lujo. Estoy al frente de una ciudad de 220.000 habitantes que de momento, a pesar de los agoreros, no tengo intención de abandonar. Una ciudad que tiene costa, que tiene campo y tiene cultura”. Barreiro se siente orgullosa de algunas de las cosas sembradas a lo largo de estos años, especialmente en el panorama cultural. Como ejemplo cita el festival la Mar de Músicas. “Paco Martín, su director, ha sido capaz de llevar Cartagena al mundo y de que otros lugares del mundo viniesen hasta aquí”. “La marca Mar de Músicas tiene un reconocimiento que no se puede degradar por la reducción de presupuesto y, gracias a la habilidad del director, se ha conseguido que la programación mantenga la calidad a pesar de la crisis, que ha llevado a reducciones en todas las partidas municipales”.

Descubrir a la ciudad joyas arqueológicas ha supuesto un coste importante, pero “quienes ahora se bajan de uno de los cruceros que atracan tienen a pocos metros el paseo marítimo, el foso, la muralla, el teatro romano y toda la arquitectura modernista que puebla las calles del centro, fruto del desarrollo de la minería en el siglo XIX”. “No creo que los visitantes que lleguen a mediados del año próximo a Cartagena pasen por alto una visita al ARQUA”, puntualiza la regidora. “El valor de la exposición irá acompañado del estudio de arqueólogos especializados y eso conllevará congresos y conferencias. Cartagena volverá a tener su lugar en la historia”, confía.