Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OIM advierte del aumento de tráfico de mujeres en Centroamérica

Un 64% de las víctimas son mujeres y menores

Europa y Estados Unidos son los destinos principales del tráfico de personas

Los países centroamericanos (Nicaragua, El Salvador, Costa Rica y Honduras) se han convertido en una zona de destino de explotación intrarregional, según denuncia un informe de la Organización Mundial de las Migraciones (OIM), organismo adscrito a Naciones Unidas. De las 46.000 víctimas de la trata que han recibido asistencia de la OIM, un 64% son mujeres y menores.

Europa y Estados Unidos son los destinos principales de las víctimas latinoamericanas y caribeñas, aunque también Brasil, Colombia, la República Dominicana y México han sido clasificados como países de destinos de las víctimas de la trata de mujeres. En Mesoamérica, los casos de explotación se dan también a escala regional. Algunos son principalmente países de origen (Nicaragua, El Salvador y Honduras), mientras que otros lo son de destino (México, Guatemala y Costa Rica).

El estudio advierte además de que aunque el fin principal del tráfico de mujeres es la explotación sexual, también existen casos de explotación laboral, mendicidad y extracción de órganos, así como de explotación de los hijos de las víctimas.

La directora regional del proyecto, Ana Hidalgo, ha manifestado que el hecho de escapar de sus captores y volver a su hogar no supone “el fin de la pesadilla porque una vez en casa se enfrentan a reprimendas violentas o a volver a ser víctimas del tráfico, a verse estigmatizadas por la familia y la comunidad, y puede que tengan que pagar las deudas contraídas para migrar”.

La información sobre el tráfico de personas en Latinoamérica es muy escasa, según el informe, debido a que existe un porcentaje muy pequeño que logra escapar y una cifra aún menor de personas que deciden hablar del problema.

Durante las entrevistas llevadas a cabo por la OIM para la elaboración del informe, las víctimas aseguraron no estar "convencidas" de la seguridad y fiabilidad de la oferta laboral, al tiempo que explicaron que la pobreza y la falta de oportunidades de empleo influyeron en la aceptación de la propuesta.

De los 214 millones de migrantes internacionales que se estima existen en el mundo, un 49% son mujeres. Sin embargo, este porcentaje se eleva a un 51% en el hemisferio occidental. Hoy día, más mujeres que en ningún otro momento de la historia migran solas.