“Supe que me iba a quedar sin tarjeta médica y me hice un seguro”

Los inmigrantes sin papeles recurren a seguros de salud privados para tener cobertura médica

Cuando Enrique A., de origen chileno, escuchó "en las noticias" que el Gobierno retiraría la tarjeta sanitaria a los inmigrantes sin papeles, casi le da “un ataque”. Trabaja en negro desde que llegó a España, “como muchos compatriotas”. “No tengo papeles pero no quería arriesgarme a quedarme sin médico”, explica Rubén. Así que no lo dudó. “Supe que me iba a quedar sin tarjeta médica y me hice un seguro”, afirma.

Ninguna aseguradora le puso pegas. “Lo único que necesita es el pasaporte y un número de cuenta en el banco, da igual que no tenga NIE”, confirman en Sanitas. La misma respuesta ofrecen desde Adeslas y Asisa. Y ni siquiera la cuenta bancaria es un requisito obligatorio. Basta con que cualquier persona esté dispuesta a prestar su número de cuenta para el cobro.

“Al menos yo lo puedo pagar, e incluso me sale más barato que los 710 euros que exige ahora Sanidad”, argumenta Enrique. Hay pólizas desde 35 euros al mes. La de Enrique cuesta 49 euros mensuales, es decir, 588 euros al año, aunque tiene copagos de entre dos y cuatro euros y medio en función del tipo de consultas y pruebas médicas. Adeslas, por ejemplo, ofrece ahora un seguro, para un hombre de unos 30 años, de 56 euros sin copagos, con cobertura nacional e internacional, si bien esta última no es completa y conlleva el pago por adelantado con un reembolso del 80% y hasta un límite anual de 150.000 euros. En cualquier caso, son 672 euros, también por debajo de los 710.

“Los inmigrantes sin papeles son ahora uno de nuestros objetivos”, admiten fuentes de una empresa de seguros de salud, que reconocen que desde abril, cuando el Gobierno anunció la retirada de la tarjeta sanitaria a sin papeles, ha aumentado el número de inmigrantes irregulares que contratan este tipo de seguros. En la batalla por captar nuevos clientes, las empresas ofrecen cada vez mejores ofertas. Por ejemplo, desde el pasado 1 de agosto, quien contrata con Adeslas puede beneficiarse de dos meses gratis.

Verónica C., boliviana y con dos hijas, ha consultado ya a varias aseguradoras para contratar una póliza. “Las niñas están cubiertas, pero si yo caigo enferma no puedo permitirme no recuperarme, ¿quién las cuidaría entonces?”, se pregunta. “No sé de dónde voy a sacar el dinero, pero al final lo haré”, afirma.

Sobre la firma

Patricia R. Blanco

Periodista de EL PAÍS desde 2007, trabaja en la sección de Internacional. Está especializada en desinformación y en mundo árabe y musulmán. Es licenciada en Periodismo con Premio Extraordinario de Licenciatura y máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS