Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Las poblaciones indígenas son las mejores protectoras de la naturaleza”

Bianca Jagger suma un nuevo compromiso a sus causas

Plant a Pledge pide un clic a los ciudadanos para reforestar 150 millones de hectáreas

Comprometida y sin pelos en la lengua, Bianca Jagger (Nicaragua, 1950) ha dedicado su vida a defender los derechos humanos desde las ONG Amnistía Internacional, Coalición para la Justicia Internacional, Human Rights Watch America y XX Century Taskforce, y luego desde su propia organización, la Bianca Jagger Human Rights Foundation. Ahora ha tomado la bandera del medio ambiente y habla para promocionar la campaña Pant a Pledge que busca reforestar 150 millones de hectáreas en el mundo de aquí a 2020. Del compromiso de todos depende que este proyecto sea una realidad.

Pregunta. ¿Qué es Plant a Pledge?

Respuesta. Es una campaña de cara al público que está diseñada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), apoyada por Airbus. Su objetivo es lograr el apoyo del público para pedir a los Gobiernos, a las empresas, a los terratenientes y los individuos que restauren terrenos en todo el mundo, bosques, riberas de ríos, praderas, y recuperen estas áreas degradas o deforestadas.

P. ¿Como funciona? ¿Qué le corresponde hacer al ciudadano?

R. Animo a todo el mundo a que visiten la web www.plantapledge.com, para dejar su apoyo con un clic. Cuantos más tengamos, más podremos presionar a los gobiernos, empresas y propietarios, hacer que los temas medio ambientales pasen a los primeros lugares de sus agendas. Se trata de que ellos sientan la presión de los ciudadanos, y cuantas más personas participen antes podremos llegar al objetivo.

P. ¿Cuánta tierra se quiere restaurar y dónde?

R. Queremos llegar a 150 millones de hectáreas por todo el mundo de aquí al 2020. Pienso que es un objetivo bastante racional. Ya hay Gobiernos que se han dado cuenta de que este objetivo es muy importante. Las zonas donde llevar a cabo a reforestación las decidirá la UICN decidiendo atendiendo a varios criterios. Se trabajará con cada país para señalar los lugares donde restaurar.

Antes y después de la restauración de la vegetación en un proyecto realizado en la meseta de Loess, provincia de Shaanxi, China.  La foto del antes fue tomada en 1995 y el después, en 2009. ampliar foto
Antes y después de la restauración de la vegetación en un proyecto realizado en la meseta de Loess, provincia de Shaanxi, China. La foto del antes fue tomada en 1995 y el después, en 2009.

P. ¿Se va a realizar alguna otra acción además de recuperar y reforestar?

R. La restauración de zonas degradas y deforestadas permitirá recuperar la flora, la fauna, los ecosistemas y, lo que es más importante, permitirá inyectar 84.000 millones de dólares en la economía mundial gracias al beneficio que va suponer. El cultivo de las tierras recuperadas proporciona agua, progreso, y se repara el daño causado a los seres humanos, que vuelven a poder dedicar el suelo a sus usos tradicionales, a generar riqueza. Mejora las vidas de sus habitantes, la economía de los países y contribuye a solucionar el cambio climático.

P. Una vez conseguido el apoyo ciudadano, ¿qué más necesita el proyecto?

R. Lo fundamental es implicar de forma activa a las partes interesadas locales, a las poblaciones indígenas.

P. Usted siempre ha defendido las causas de los pueblos indígenas.

R. Esa es una de las razones por las que me he involucrado en este proyecto, porque mejora la vida de las comunidades indígenas y les devuelve su hábitat. Las poblaciones indígenas son las mejores protectoras de la naturaleza. Acabo de regresar de visitar a la tribu Surui en Brasil, con quienes el activista Almir Narayamoga Surui realiza un proyecto a 50 años de recuperación del territorio. Para mi, como defensora de los derechos humanos y de la naturaleza las comunidades indígenas forman parte fundamental de la recuperación.

P. Estamos en una mala época para la conservación de la naturaleza.

R. Hace 20 años estuve en la Cumbre de la Tierra de Río, que duró 10 días, con intensos debates. Este año, Rio+20 sólo dura dos días y las perspectivas de lo que se puede conseguir ahí no son muy prometedoras.

P. La crisis no hace más que restarle importancia al tema medio ambiental

R. Tenemos encima la amenaza real del calentamiento de la Tierra, pero los Gobiernos están cada vez menos comprometidos con el medio ambiente. Y cada vez son más reacios a firmar protocolos vinculantes que les comprometan a reducir emisiones o a otras acciones. Por eso ahora pido la participación de todos en Plant a Pledge, para presionar a los Gobiernos y que se tengan que comprometer.

P. La grave situación del planeta lo necesita.

R. La mitad del planeta ha sido ya deforestada. Tendríamos que restaurar 2.000 millones de hectáreas. de momento, nos conformamos con 150 millones.

P. ¿Qué más temas le interesan del medio ambiente?

R. Una de las más importantes para mi es que estemos cerca de llegar al punto de no retorno en el calentamiento global y sigamos sin invertir en energías renovables. No debemos permitir que los Gobiernos nos sigan engañando diciéndonos que la nuclear es una energía verde. No debemos permitir que nos engañen diciéndonos que el gas de esquisto, la fractura hidráulica (fracking) y las energías hidroeléctricas son energías verdes. Quiero ser clara: las grandes presas que alteran el curso de los ríos no son bajo ningún concepto energía verde.

P. Usted ha estado muy implicada en la lucha contra el proyecto de Belo Monte en Brasil.

R. La represa de Belo Monte es una central hidroeléctrica que se está construyendo en el río Xingú en el estado de Pará, en Brasil, y que va a causar un estrago tremendo. Va a tener un impacto descomunal en las comunidades locales, en las comunidades indígenas y en el medio ambiente y por eso es necesario detener su construcción.

P. Apostar por las energías renovables supone una gran inversión y no lograrían abastecer a todas las poblaciones.

R. Eso es una campaña de desinformación que ha hecho el lobby de las compañías petrolíferas, de gas y nucleares. Nos intentan convencer de que las renovables no tienen potencial y que son caras. Y nadie habla de todas las subvenciones que se han dado a las compañías nucleares, de gas y de combustibles fósiles para que se desarrollaran como lo han hecho, unas cantidades escandalosas que nunca se han puesto a disposición de las renovables.

P. ¿Cree de verdad que las acciones individuales pueden influir en algo?

R. Por supuesto. Los individuos podemos impactar en nuestro futuro. Estamos viviendo un momento muy difícil para los ciudadanos de todo el mundo. Estamos preocupados y desilusionados con nuestros gobernantes y tenemos que ser conscientes que los individuos pueden cambiar la historia. Los líderes políticos han sido elegidos por nosotros y deben rendirnos cuentas de sus gestiones, podemos y debemos exigirles que lo hagan. Lo que está ocurriendo es que muchos de nuestros líderes no están rindiendo cuentas de sus acciones. La economía, el medio ambiente, los derechos humanos, todo está entrelazado. Tiene que ver con la buena gobernanza. Y debemos exigir a nuestros líderes que cumplan con su obligación. Y si no, podemos cambiarlos. Creo realmente en el papel que juegan los individuos y en la importancia de la posición que adopta cada ser humano.