Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roche es el único laboratorio que castiga a los hospitales morosos

Ana Mato anuncia que controlará que no haya desabastecimiento de medicamentos

La farmacéutica fija un tope de crédito a 11 hospitales y pide el pago al contado a otro más

Fabricación de antirretrovirales en una factoría de Roche en Basilea (Suiza)
Fabricación de antirretrovirales en una factoría de Roche en Basilea (Suiza)

La postura adoptada por los laboratorios Roche de endurecer las condiciones de suministro a los 12 hospitales españoles más morosos es una excepción entre el resto de compañías. La multinacional suiza ha fijado límites de crédito a 11 hospitales así como el pago al contado de los nuevos pedidos a otro centro más. Sin embargo, ninguna otra compañía farmacéutica admite prever medidas similares para hacer frente a los impagos y muestran su confianza en que se normalicen los pagos como promete el Gobierno.

Un ejemplo claro es la postura de otro gigante, GlaxoSmithKline (GSK). Un portavoz de la firma recordó que ya cuando el director general de Roche, Severin Schwan, habló el pasado mes de septiembre de cortes de suministro a Grecia por su morosidad y deslizó la posibilidad de que sucediera lo mismo en España (lo que no ha ocurrido ni está previsto que ocurra), “la compañía dijo que, por responsabilidad y salud pública, iba a seguir suministrando”.

GSK dijo que, por "responsabilidad y salud pública",  seguiría suministrando cuando  desde Roche se amagó con dejar de servir a España

Este punto de vista es compartido por Sanofi-Aventis, otro de los grandes: “La situación de la deuda es insostenible”, pero, a pesar de ello, han optado por “asegurar los tratamientos de los pacientes”. Además, pese al sombrío panorama financiero, la compañía “confía” en el plan Montoro, que prevé prestar dinero a las comunidades para que salden sus deudas y vacíen sus cajones de facturas impagadas a los proveedores.

El mismo mensaje traslada Baxter: “No nos planteamos una medida similar [a la de Roche], confiamos en el plan de pago a proveedores, y ahí nos plantamos”, ha dicho una portavoz. La postura de Bayer es parecida. “Para nosotros es fundamental que los medicamentos lleguen a los pacientes”. La solución para ellos es aguantar y esperar al plan Montoro, diseñado por el Ministerio de Hacienda. “El plan está bastante avanzado. Hemos tenido hasta mayo para comprobar que las facturas eran correctas, y esperamos empezar a cobrar en junio”, dijo una portavoz.

Ni Novartis ni Sandoz han querido manifestar su opinión. Merck también guarda silencio. Fruto de los impagos, entre otras causas, esta compañía se enfrenta a un expediente de regulación de empleo. Tampoco Abbott ha querido hacer comentarios.

GSK y Bayer destacan a vulnerabilidad de Roche respecto a las deudas de los hospitales

La Comunidad Valenciana es la autonomía que más hospitales tiene entre los 12 a los que Roche les ha cambiado las condiciones de suministro. Al hospital Provincial de Castellón solo sirve medicamentos a cambio de pagos al contado. A otros tres centros, entre los que se encuentra el Lluís Alcanyís de Xàtiva, se les ha aplicado el tope de crédito. Fuentes de la Consejería de Sanidad valenciana indican que estas condiciones especiales solo se mantienen con Roche, y abundan en la idea de que el resto de compañías no han alterado los requisitos para abastecer de medicamentos a los hospitales de la red pública de la comunidad.

Quizás porque el caso de Roche es particular. Tanto desde GSK como desde Bayer destacan que la compañía suiza es especialmente vulnerable a las deudas de los hospitales con los laboratorios, una bolsa de facturas impagadas que a finales de 2011 ascendía a más de 6.300 millones de euros, según Farmaindustria. Por el tipo de medicamentos que comercializa, buena parte de ellos oncológicos, Roche depende mucho más de la venta a hospitales que otras firmas, como Bayer, por ejemplo, que tiene un mayor volumen de actividad comercial en farmacias. Ayer la firma suiza insistió en que el 80% de su facturación es a hospitales y recordó que tiene pendiente de cobro 500 millones de euros. “Precisamos de estos fondos para realizar nuestras actividades de investigación y suministros, así como seguir atendiendo las obligaciones a terceros. La farmacéutica tiene que cobrar”, añadió.

Controlar el pago para evitar el desabastecimiento

Los hospitales de Xàtiva y Cuenca, ambos afectados por los límites de crédito, han sufrido recientemente problemas de suministro de antitumorales de Roche, según han trasladado a este diario trabajadores de ambos centros. La ministra de Sanidad, Ana Mato, aseguró ayer que su departamento va a “controlar” el pago de las comunidades a los laboratorios farmacéuticos para que no se produzca “ningún tipo de desabastecimiento” de medicamentos.

En un acto celebrado en Madrid, Mato explicó que la respuesta a estos problemas está en el plan de pago a proveedores. El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, que acompañó a la ministra, aseguró que el mecanismo puesto en marcha por Hacienda financiará “en menos de un mes” el pago de las facturas impagadas. También negó cualquier tipo de desabastecimiento e indicó que si no suministra Roche “suministrarán otros laboratorios”. Lo que no parece posible porque no hay equivalentes en el mercado a buena parte de sus antitumorales.

"Nuevas condiciones"

Roche expuso ayer en que no se ha interrumpido el surtido de medicamentos a ningún hospital: “Se han modificado las condiciones comerciales a varios hospitales españoles para evitar que su deuda siga creciendo y poder seguir garantizando la normalidad en el acceso a los medicamentos”.

Estas “nuevas condiciones” consisten en el endurecimiento del suministro de fármacos, buena parte de ellos antitumorales, a tres hospitales de la Comunidad Valenciana, dos de Castilla-La Mancha, tres de Castilla y León, y tres de Andalucía, como publicó ayer este diario. A todos ellos, la multinacional ha fijado un techo de crédito, por encima del cual deja de servir si no se rebaja la deuda que tienen acumulada. A estos centros se suma el hospital Provincial de Castellón, al que el laboratorio ya no fía más y le exige el pago en efectivo para seguir surtiendo al centro de productos.

Roche no espera que nuevos hospitales engrosen la lista en las próximas semanas, ya que confía en que el plan de pago a proveedores impulsado por el Gobierno permita que las autonomías hagan frente a los pagos pendientes. Además, añade que el suministro al resto de centros no afectados por el endurecimiento del suministro, así como a las farmacias, se está dando con normalidad.

El laboratorio explicó que las medidas adoptadas se han tomado tras meses de negociación con las consejerías de las distintas comunidades autónomas afectadas.