Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU protegía su industria, no los delfines

La Organización Mundial del Comercio tumba la norma de Washington que frenaba la importación de atún para evitar capturas accidentales de delfines

La Organización Mundial del Comercio ha fallado contra EEUU en uno de los casos más famosos de conflicto comercial por una norma de protección del medio ambiente. El organismo ha concluido que la norma de Washington que obligaba a vender el atún enlatado con el sello "dolphin-safe" (seguro para los delfines) estableció una barrera comercial al atún de México y de otros países como España, Italia o Japón.

Hace dos décadas, una gran movilización ecologista llevó a EE UU a imponer la etiqueta doplhin-safe en las latas de atún. Los barcos debían ir con observadores para comprobar que en las redes para pescar los cardúmenes no entraban accidentalmente los delfines, que en ocasiones nadan junto a los bancos de atún en aguas tropicales. Además prohibía el uso de redes de cerco, las que envuelven los bancos enteros de atunes. El caso no afecta a la pesquería del atún rojo, sino a los atunes de mares cálidos, que generalmente se vende enlatado.

En 2008, México llevó el caso a la OMC, al considerar que la medida era una barrera comercial disfrazada, ya que artes de pesca de su flota no podían conseguir la etiqueta. Aunque es el país más afectado, según la OMC, también empresas de España, Italia o Japón vieron restringidas sus exportaciones a EE UU

Nkenge Harmon, portavoz de comercio de EE UU, declaró, según Reuters, que el fallo no necesariamente significaba que el país tuviera que dejar la etiqueta de doplhin-safe, un éxito histórico de los ecologistas allí.

El ministro de Economía mexicano, Bruno Ferrari, replicó: "Si esta decisión no se pone en marcha, México tiene derecho a pedir sanciones económicas según las normas de la OMC".