30.000 profesionales sanitarios pierden la categoría de funcionarios

Se trata de personal de la antigua beneficencia Los que no quieran cambiar podrán ser asignados a tareas administrativas

Unos 30.000 profesionales sanitarios, según cálculos del sindicato CSIF, perderán la categoría de funcionarios con el real decreto ley de medidas de ajuste sanitario. Se trata de médicos, matronas y ATS de la denominada atención domiciliaria, y personal de cupo y zona, unas viejas categorías heredadas de la beneficencia anterior a la Ley General de Sanidad de 1986, que ahora deberán asimilarse al resto de sus 600.000 colegas, que se definen administrativamente como estatutarios. Esta especial consideración del personal del sistema sanitario se debe a que son trabajadores públicos pero con un tipo de contrato especial, menos protector que el de los funcionarios y con menos ventajas, como cobrar menos por antigüedad y no poder elegir entre ser atendido por Muface o el sistema de salud al que va el resto de la población.

Eso sí, después de las correcciones publicadas el martes, el plazo para esta integración acaba el 31 de diciembre de 2013, en vez de este año como decía originalmente el texto. Los que no quieran, podrán seguir siendo funcionarios. Pero, al desaparecer sus tareas actuales, serán asimilados a otros puestos de la misma categoría, aunque con otra dedicación que no será sanitaria. Es lo que algunos definen como ponerse “a pegar sellos”.

En las correcciones del decreto se añadía una salvaguarda a este paso. Y es que se añade que el cambio se hará “sin perjuicio de los derechos consolidados”. Esto se interpreta como que el cambio se hará sin pérdida de sueldo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS