Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE: "Mato quiere desmantelar el sistema sanitario público"

Trinidad Jiménez sostiene que el ahorro será mínimo y que la gestión del copago lo hará inviable

Los socialistas sostienen que Sanidad carga el recorte en pensionistas y clases medias

El partido socialista ha mostrado su "frontal rechazo" al nuevo sistema de copago farmacéutico aprobado por el Ministerio de Sanidad. "Es un cambio de modelo del sistema nacional de salud que deteriorará progresivamente el sistema y que busca desmantelar el sistema sanitario público", según la portavoz de Sanidad del PSOE y exministra de Sanidad, Trinidad Jiménez.

En rueda de prensa, Jiménez ha afirmado que la reforma "castiga a los más vulnerables, los pensionistas, que a partir de ahora tendrán que pagar las medicinas". Además, ha afirmado que la reforma se ha hecho mal: "No tiene memoria económica. No sabemos qué ahorro va a suponer". Según los cálculos de los socialistas, el nuevo copago permitiría ahorrar unos 1.000 millones (sobre un gasto farmacéutico total de 11.000 millones)".

Aunque sí apoyo, el cambio para que los parados sin prestación no tengan que pagar por los medicamentos, ha concluido: "Es una medida injusta, ineficiente, improvisada y que generará un ahorro muy pequeño".

Los socialistas están molestos porque, afirman, el Gobierno no les ha llamado en ningún momento para intentar consensuar el ahorro. Además, el PSOE se preguntó por el gasto necesario en implantar el nuevo sistema, con ocho tipos de recetas distintas, frente a las dos actuales y con topes de pago mensuales para los pensionistas: "¿Qué gasto va a tener la gestión del sistema? El coste y la complejidad y es tal que nos preguntamos si merece la pena", y ha afirmado que para que el médico, el farmacéutico y las comunidades autónomas conozcan el nivel de renta de los pacientes hay que cambiar la legislación tributaria.

Jiménez propuso al Gobierno que suba impuestos a las rentas más altas o que imponga "un impuesto finalista al alcohol de alta graduación y al tabaco para financiar la sanidad".

Sobre el ahorro de 1.000 millones anunciado por el Ejecutivo con la reforma del llamado turismo sanitario, la portavoz del PSOE ha afirmado que la ministra de Sanidad, Ana Mato, desconoce todo sobre el tema: "No sé de lo que habla porque ella no sabe de lo que estaba hablando".

Y ha afirmado que el informe del Tribunal de Cuentas citado por Mato se refiere al año 2009, antes de que entrara en vigor una directiva europea que obliga a los países de origen a pagar por los tratamientos de sus ciudadanos en otros países de la UE. "Si hay fraude, que se persiga. Pero espero que no esté desincentivando el turismo", ha concluido.