Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una trama de células madre estafó a unos 400 españoles

Ofrecía servicios falsos de extracción de sangre del cordón umbilical y su posterior congelación

La cifra de víctimas por la trama de células madre de Alicante sube como la espuma. La Guardia Civil explicó este miércoles que ya son 400 los estafados “confirmados” por este fraude que consistía en ofrecer servicios presuntamente falsos de extracción de sangre del cordón umbilical y su posterior congelación de las muestras de material genético en laboratorios de distintos países. Y la previsión es que la cifra de afectados llegue a los 500, según el capitán de la Guardia Civil José María Zúñiga, responsable de la investigación. Zúñiga animó a otras posibles víctimas de este fraude a denunciar y recordó que se ha habilitado la cuenta damnificados-celulasmadre@guardiacivil.org a tal efecto.

La estafa se hizo pública el pasado 27 de marzo, cuando la Guardia Civil detuvo al presunto cabecilla, a su esposa y a otra mujer en los municipios alicantinos de Ibi y Castalla por los supuestos delitos de estafa y falsificación documental. El cabecilla ingresó en prisión y las otras dos arrestadas quedaron en libertad con cargos. El principal acusado, que había trabajado en una empresa del sector hasta que fue despedido en febrero de 2011, operó posteriormente en solitario a través de dos marcas comerciales (Instituto Celular y Cryocell), con sus páginas web correspondientes. No se prevén nuevas detenciones.

Por todo el país

Los arrestados presuntamente cobraban entre 1.800 y 2.500 euros a las familias que solicitaban este servicio. Los afectados proceden principalmente de la Comunidad Valenciana, Murcia y Albacete, pero también se han detectado en Madrid, Cuenca o Salamanca. El grupo expedía falsos contratos de prestación del servicio y certificados del resultado del almacenaje y conservación de la muestra y de la criogenización.

El responsable de la investigación explicó que, junto con los 400 perjudicados cuyas muestras “no han aparecido”, hay otros 300 casos en los que el servicio se prestó de forma correcta y cuyo material está en laboratorios de Alemania, Inglaterra, Suiza, Portugal o EE UU. Algunos de estos servicios, en cualquier caso, no han sido abonados a los laboratorios que albergan las muestras.

En los registros se hallaron sellos estampados en los contratos falseados y útiles para falsificar documentos, entre otro material.