Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierto un gen que hace a las personas más vulnerables ante la gripe

Una mutación explica por qué el mismo virus es leve o grave para los infectados

Servirá para predecir el transcurso de la enfermedad

Un grupo de investigadores estadounidenses ha identificado un gen que actúa en las personas que presentan un cuadro más grave de gripe. El trabajo, que firma en primer lugar Aaron R. Everitt, del Instituto de Investigación Benaroya, se ha publicado en Nature.

En concreto, los científicos se dieron cuenta de que el gen IFITM, que regula una proteína de la membrana de las células, tiene un factor clave en el proceso infectivo, ya que la proteína, cuyo nombre es transmembrana interferón-inducible, facilita la entrada del virus en las células. O no.

Los estudios se hicieron con el virus A H1N1. En los cultivos se vio que las células que tenían ciertas mutaciones de este gen eran más susceptibles a la infección. Posteriormente, en ratones se comprobó que aquellos sin el gen (los llamados knock-out) desarrollaron una neumonía fulminante incluso cuando se los exponía a un virus de actividad moderada.

Por último se comprobó qué había sucedido con las personas hospitalizadas durante la epidemia de gripe del 2009, y se vio que había una levada proporción de ellas que tenían mutaciones en este gen, lo que hacía que la proteína fuera menos eficaz. En general, hay variaciones en una de cada 400 personas, pero en los ingresados esta tasa subía a uno de cada 20. Esto quiere decir que el gen influye, aunque solo sea una parte de la susceptibilidad.

Paul Kellam, del Wellcome Trust Sanger Institute, uno de los coautores del trabajo, ha dicho que el hallazgo puede servir para prever los casos más graves en personas expuestas a la gripe. "Nuestra investigación es importante para las personas que tienen esta variante ya que podemos predecir que sus defensas pueden estar debilitadas ante algunas infecciones víricas”, ha declarado.

Mark Walport, director del Welcome Trust, apunta a que este trabajo indica que cuando se investiga la posible toxicidad de un virus no hay que centrarse solo en la genética del patógeno, sino que también es importante la del infectado.

El papel del gen parece clave, aunque quede mucho por investigar. En cultivos (lo que los científicos llaman in vitro para diferenciarlo de in vivo) también protege contra otro virus, el del Nilo occidental, una infección que va en aumento, transmitida por las aves.