Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley antitabaco reduce los infartos y el asma infantil

Los efectos beneficiosos sobre la salud se notan a los tres meses de implantarse la norma

Los ingresos de niños asmáticos en centros hospitalarios tomados como indicadores han disminuido desde la entrada en vigor de la ley antitabaco, según el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo. Por ejemplo, estos han bajado un 15% en el hospital La Paz de Madrid. También se espera una reducción de los ingresos por infarto de miocardio (entre 1.400 y 3.000), ya que el corazón se recupera antes que los pulmones del impacto del tabaco.

En total, se calcula que la reducción del consumo y la exposición asociada a la nueva ley es de alrededor del 5%, lo que se traduciría en unas mil muertes al año por esta causa. La cifra posiblemente aumento con el paso del tiempo, ya que si bien el daño cardiaco y en algunas dolencias respiratorias desaparece enseguida, el impacto en los tumores -sobre todo el de pulmón- tarda hasta 20 años en eliminarse.

Los datos del cumplimiento de la ley son claros: la contaminación por partículas PM2,5 se ha reducido un 90% en bares y restaurantes. Actualmente, empieza a ser casi más sano estar dentro de uno de estos locales que en la calle, según un trabajo hecho por investigadores de la universidad de Zaragoza. Las partículas en el interior son 22,54 partes por millón, mientras que fuera ascienden a 25,23. De media, teniendo en cuenta que todavía hay sitios (vehículos y casas particulares, algunos locales que no respetan la ley) donde se fuma, la exposición al tabaco se ha reducido una hora al día, de 2,45 a 1,27 en día laborable, y de 2,7 a 1,85 en festivo, según el mismo estudio.