Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gays de Israel, vetados en la marcha del Orgullo en Madrid

La no condena del asalto a la flotilla de la libertad por parte de los patrocinadores israelíes ha llevado a los organizadores españoles a retirar la invitación

El violento abordaje por parte del Ejército de Israel de la llamada Flotilla de la Libertad ha tenido un extraño daño colateral: los organizadores de la Marcha del Orgullo Gay en Madrid han retirado la invitación para participar al Ayuntamiento de Tel Aviv, que había solicitado permiso para patrocinar una carroza en la marcha. Y ello aunque eso suponga que los miembros de la Asociación de Derechos de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales de Israel (Agudá) se queden en casa.

La asociación de Israel iba a mandar a 15 representantes para las celebraciones de Madrid, previstas entre los días 1 y 5 de julio. "Estamos realmente tristes por esta decisión. Es una pena porque nuestros dos países, España e Israel, son muy similares, uno católico y el otro judío, pero ambos muy avanzados en la defensa de los derechos de los gays, por lo que hubiera sido muy simbólico hacerlo juntos", indicó a la agencia Efe el responsable de turismo de la organización , Shai Doitsh, en Tel Aviv.

La participación israelí iba a suponer el pistoletazo de salida de un proyecto conjunto de Agudá y del Ayuntamiento de Tel Aviv para promocionar la urbe en España, Francia, Gran Bretaña y Alemania como destino turístico para homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales. Y es el consistorio de Tel Aviv el que no ha condenado el abordaje.

El presidente del Colectivo Gay de Madrid (COGAM), Miguel Ángel González, considera que no es oportuna la participación de los representantes israelíes porque proceden de una institución -el Ayuntamiento- que no ha condenado el ataque en el que murieron nueve activistas, y ha rechazado la posibilidad de cancelar la marcha ante los posibles riesgos que podría correr la carroza de ese país.

 

Las dos asociaciones convocantes, la Federación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y el Colectivo Gay de Madrid, que ayer comunicaron la decisión a Agudá, defienden que sus homólogos israelíes no han sido vetados, sino que "se han vetado ellos con la actitud de su gobierno". "Nosotros invitamos a las asociaciones de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de Israel a que se manifiesten con nosotros, para empezar porque son defensoras de los derechos humanos, y, en su mayoría, laicas en las que conviven judíos y palestinos", explicó Antonio Póveda, presidente de la federación. "Pero no podemos ser un grupo que defiende sólo su parcelita. Cuando se trata de una violación de los derechos humanos como la que ha cometido el ejército de Israel con su ataque a la flotilla, en el que han muerto nueve personas que también son activistas de los derechos humanos como nosotros, no podemos transigir", añadió. Por eso Poveda distingue tajantemente entre una institución oficial, como el Ayuntamiento de Tel Aviv o la Embajada de Israel, y los activistas.

"No es conveniente su participación, como defensores de los derechos humanos, porque nos parece una barbaridad después de lo sucedido en las últimas semanas", ha dicho Poveda. Doitsh ha replicado que el asalto a la flotilla es un asunto ajeno al mundo homosexual. "¿Por qué deberíamos condenar el asalto? Nuestra organización es una organización de defensa de los derechos humanos. Defendemos los derechos de la comunidad gay y lesbiana y los eventos de Madrid son para defender esos derechos, y no otros. Por eso no hay ninguna razón por lo que no debamos formar parte de ello", argumenta.

La retirada de la invitación ha indignado al Ministerio israelí de Asuntos Exteriores, cuyo portavoz, Igal Palmor, lamenta que "quienes desfilan por la fraternidad, la inclusión y la tolerancia" practiquen "una forma de discriminación y exclusión" que "convierte la marcha del orgullo en una marcha de la vergüenza".