Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruce de acusaciones por el vertido en el golfo de México

Las tres empresas que operaban la plataforma petrolífera se echan en cara en el Senado de EE UU todo tipo de negligencias y errores de procedimiento

En una serie de audiencias organizadas por el Senado de Estados Unidos, que han comenzado este martes en Washington, los representantes de las tres empresas que operaban la plataforma Deepwater Horizon en aguas del golfo de México, que se hundió el 22 de abril y ha generado un vertido de más de 15 millones de litros a 64 kilómetros de las costas de Luisiana, se han acusado unos a otros de negligencias y errores de procedimiento.

En su testimonio, el presidente de BP America, Lamar McKay, acusó a la dueña de la plataforma, la empresa Transocean, de falta de supervisión sobre sus válvulas de sellado de emergencia. BP había alquilado la plataforma a esa subcontrata para perforar en un yacimiento conocido como Mississippi Canyon Area. "Los sistemas están diseñados para sellarse en caso de accidente y para que no yerren", dijo McKay. "Desafortunadamente, por razones que aún desconocemos, en este caso erraron".

Cuando le tocó su turno, Transocean quiso ir al origen mismo del incidente: la explosión. "En estos pasados días ha habido quien ha sugerido que las válvulas de sellado fueron la causa del accidente. Eso es un sinsentido", dijo su director ejecutivo, Steven Neuman. "La atención que se les da a las válvulas en este caso es irónica, ya que cuando se produjo la explosión habíamos acabado el proceso de perforación. El yacimiento había sido sellado con cemento".

¿Y quién depositó el cemento sobre el lecho marino? Halliburton, la tercera empresa en cuestión. Según Neuman, "el subcontratista encargado del cemento es responsable de sellar el yacimiento con cemento, colocar un tapón temporal de cemento en la boca del yacimiento y asegurarse de la solidez de ese mismo cemento". En la Deepwater Horizon no había un tapón de cemento que evitara el escape de gas, a través de la tubería, hasta la superficie, donde se incendió. Eso deja a Halliburton en una posición comprometida.

Los responsables de esa última empresa aseguran que era todavía pronto para aplicar ese tapón. En principio, los encargados de las perforaciones no deberían haber retirado un líquido espeso, al que los técnicos se refieren como lodo bentonítico, antes de que se hubiera colocado el tapón en la boca superior del yacimiento. Ese lodo previene que los gases asciendan por la tubería y salgan a la superficie.

Pero Transocean retiró ese lodo antes de tiempo, según dos técnicos que trabajaban en la plataforma y según recordó en el Senado un ejecutivo de Halliburton, Tim Probert. Transocean, sin embargo, atribuye la decisión a BP, responsable última de la gestión de la plataforma.

Los legisladores que han llamado a testificar a estos ejecutivos les han exigido un mayor sentido de la responsabilidad. Según el senador demócrata por Nuevo México Jeff Binagam, "no es suficiente tildar esto de fallo catastrófico y de un acontecimiento impredecible y no previsible". "Les sugiero que se conciencien de que en esto estamos todos juntos", les dijo la republicana por Alaska Lisa Murkowski. "Lo único que oigo aquí es una frase: no me culpen", dijo el también senador republicano, en este caso por Wyoming, John Barrasso. "Culpar al de al lado no nos va a llevar muy lejos".

También este martes, en un hotel de la zona metropolitana de Nueva Orleans, la Guarda Costera y la Agencia de Gestión Minera, dependientes del Gobierno federal, han iniciado sus propias pesquisas, centradas en reconstruir el momento del accidente en la plataforma y la respuesta de BP y de los servicios de emergencia. En aquel incidente fallecieron 11 trabajadores y sobrevivieron 115 que se encontraban a bordo de la Deepwater Horizon.