Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama: "La exploración espacial es parte imprescindible del futuro"

El presidente de EE UU arenga a los trabajadores de la NASA y promete una cápsula de salvamento para la ISS

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha acudido a Cabo Cañaveral para transmitir ánimo y buenos propósitos a los trabajadores de la NASA, a los que ha dicho que "la exploración espacial es una parte imprescindible del futuro". Obama, que ha vislumbrado un futuro en el que el hombre (estadounidense) no volverá a la Luna pero sí a Marte, ha presentado su criticado y ya conocido plan sobre el porvenir de la agencia espacial estadounidense, que aleja la posibilidad de un regreso al satélite de la Tierra y al que ha sumado hoy pocas novedades: reconvertir la nave Orion en una cápsula de salvamento para la Estación Espacial Internacional (ISS, en sus siglas en inglés) y la promesa de que en 2015 EE UU decidirá si desarrolla un cohete para cargas muy pesadas, similar al Saturno V que llevó al hombre a la Luna.

En un discurso en el centro de lanzamiento Kennedy ante miles de trabajadores de la NASA que temen por su seguridad laboral, el presidente ha respondido a las críticas que ha cosechado su iniciativa, ya que pone fin al proyecto Constellation de enviar al hombre a la Luna para 2020 a pesar de que ya se habían invertido en él 9.000 millones de dólares (6.500 millones de euros).

"Marte le seguirá"

"Estoy comprometido al 100% con la misión de la NASA y su futuro", ha dicho el presidente, que ha subrayado que no habrá Luna, pero sí misiones tripuladas a asteroides para mediados de la década de los 30. "Marte le seguirá", ha declarado el presidente estadounidense, para bromear: "Tengo toda la intención de vivir para verlo". "Nadie está más comprometido que yo con las misiones espaciales tripuladas", ha reiterado, a lo que ha agregado un pero, que "debemos hacerlo de manera sensata".

La otra gran novedad estratégica del plan de Obama para la NASA es la transferencia al sector privado de la responsabilidad de desarrollar los nuevos cohetes y vehículos capaces de transportar astronautas. Con la retirada de los transbordadores, probablemente este mismo año EE UU se quedará sin vehículos propios para llegar a la ISS y dependerá de los vehículos rusos hasta que haya alguno nuevo. La apuesta es devolver a la NASA su papel original de motor de la innovación, para dar lugar a nuevas tecnologías espaciales, en materiales, combustibles y motores. Obama ha reiterado que el modesto presupuesto de la NASA se incrementará en 6.000 millones de dólares (4.300 millones de euros) para proyectos de investigación. El presupuesto total propuesto para 2011 es de 19.600 millones de dólares (13.600 millones de euros).

A pesar de que se aumentan los recursos de la NASA, Obama no asignó fondos para Constellation, un programa lanzado en 2004 por el entonces presidente, George W. Bush, que debía desarrollar las naves que sustituirán a los transbordadores que serán retirados a finales de año . Esa omisión ha sido criticada por los expertos y esta semana tres astronautas de la misión enviaron una carta abierta a Obama en la que advertían de que podía significar la pérdida del liderazgo espacial de Estados Unidos. Obama ha dado una razón muy simple para justificar que su plan no prevea nuevas misiones tripuladas a la Luna: "Voy a ser franco... ya hemos pasado por eso". El presidente considera que su plan es "atrevido": "Queremos lograr avances, una NASA moderna... no podemos seguir haciendo lo mismo de siempre".