Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cardenal Bertone vincula pedofilia y homosexualidad

El 'número dos' del Vaticano niega cualquier relación entre pederastia y celibato

El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, ha asegurado que los casos de pedofilia destapados en el seno de la Iglesia no tienen que ver con el celibato al que están sometidos los sacerdotes. En cambio, ha vinculado este tipo de acciones con la homosexualidad. Bertone, que visita Chile, ha hecho esa afirmación a los periodistas tras ser preguntado si la suspensión del celibato podría ayudar a terminar con los casos de pederastia cometidos por sacerdotes.

"Muchos psicólogos y muchos psiquiatras han demostrado que no hay relación entre celibato y pedofilia, pero muchos otros han demostrado, me han dicho recientemente, que hay relación entre homosexualidad y pedofilia", ha afirmado el número dos del Vaticano. "Esto es verdad, éste es el problema", ha subrayado tras inaugurar, como invitado, la 99 Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de Chile, que concluirá el viernes.

Afecta a "todas las categorías de personas"

En rueda de prensa en Santiago, Bertone ha avanzado que el Papa, Benedicto XVI, tomará nuevas medidas en relación a las denuncias destapadas en las últimas semanas y que han llegado a salpicar hasta al Pontífice. No ha detallado ninguna de estas medidas. El cardenal Bertone, que ha visitado las zonas más afectadas por el terremoto del pasado 27 de febrero en Chile, ha insistido en que la Iglesia católica nunca ha ordenado ocultar los casos de abusos o frenar las investigaciones. Ha hecho hincapié en que Benedicto XVI se ha reunido con algunas víctimas, ha pedido perdón por esos actos "en reiteradas oportunidades" y está dispuesto a seguir haciéndolo.

El cardenal ha defendido además que la pedofilia afecta a "todas las categorías de personas" y que, "en menor medida", a los sacerdotes. No obstante, ha incidido en que se trata de un comportamiento "muy grave" y lo tachó de "escandaloso". "No queremos poner el silenciador, pero esperamos que se termine esta campaña", ha agregado el mismo día en que el Vaticano publica en Internet una guía para gestionar las acusaciones de abusos.