Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un teólogo alemán, despedido de una academia del Vaticano tras confesar su homosexualidad

David Berger publicó hace tres meses una carta en un diario en la que hacía pública su condición sexual

El teólogo alemán David Berger, de 42 años, cometió un error: pensó que la verdad sería más fuerte que los dogmas y en abril pasado hizo pública su homosexualidad. Su gesto le ha costado ahora su honrada carrera. La Academia Pontificia de Santo Tomás de Aquino de Roma lo ha despedido por la revelación de su condición sexual, según ha informado el diario Frankfuhrter Rundschau. El tabú de la homosexualidad en la Iglesia queda así intacto.

La toma de posición de Berger respecto "a algunos puntos de la enseñanza de la Iglesia" no hacen posible su permanencia en la Academia, según argumenta en una carta de despido el director del centro y miembro del Opus Dei, Lluis Clavell, quien muestra en la misiva su "profundo dolor" al conocer la inclinación sexual de Berger.

En medio del escándalo de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia y después de que el cardenal Tarcisio Bertone insinuara públicamente la existencia de una conexión entre pederastas y homosexuales, David Berger, desde 2003 profesor de la Academia Pontificia de Santo Tomás de Aquino, escribió un extenso artículo en el periódico Frankfuhrter Rundschau bajo el título No puedo callar más. En ese texto, publicado el pasado 22 de abril, quien se proclama a sí mismo ultraconservador, hizo pública su homosexualidad al mismo tiempo que criticó duramente la actitud sectaria y homófoba de algunos sectores de la Iglesia. Tres meses más tarde, el mismo diario alemán anuncia su despido.

En el artículo, el teólogo criticaba el catequismo de la Iglesia católica de 1992, que prohíbe estrictamente la homosexualidad al ser una actitud que no se corresponde con el orden natural de las cosas. Berger contó que, a lo largo de su carrera universitaria y tras las primeras publicaciones como teólogo, "naturalmente surgía cada año en conversación con los amigos la pregunta: ¿cómo puedes apoyar una teología y una política de la Iglesia que defiende posiciones tan intolerantes acerca de los homosexuales?". La razón era, para Berger, "un sentido de culpa que me hacía confiar más en el Papa y en la Iglesia".

Berger aseguró también que, "si alguien homosexual no se porta como las jerarquías eclesiásticas quieren, se sirven de la homosexualidad de dicha persona como forma de obtener su obediencia. Desde el punto de vista del poder, no hay nada mejor para un obispo que un cura que esconde con vergüenza su homosexualidad", manifestó.

Antes de abandonar la Academia, Berger dejó la dirección de la revista Theologisches, la publicación más importante del catolicismo ultraconservador y reaccionario en Alemania, fundada en 1970 por el teólogo Wilhelm Schamoni.