Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ofensiva política canaria por el telescopio gigante europeo

Las administraciones central y autonómica acuerdan presentar una candidatura competitiva para instalar en La Palma el futuro observatorio

Madrid / Santa Cruz de Tenerife

Felipe Pétriz, secretario de Estado de Investigación, se ha reunido este jueves en Madrid con representantes del Gobierno canario para concretar la candidatura española para instalar en La Palma el futuro Telescopio Extremadamente Grande (E-ELT, en sus siglas en inglés), un proyecto del Observatorio Europeo Austral (ESO) que también desea alojar en su territorio Chile, país que ha presentado ya su candidatura. Mientras tanto, en Canarias, se ha desatado una ofensiva política en apoyo de la candidatura española, para el observatorio de El Roque de los Muchachos, plagada de afirmaciones confusas sobre este gran proyecto científico internacional. En la reunión entre ambas administraciones se ha acordado presentar la candidatura española con una oferta económica competitiva, según informa el Ministerio de Ciencia e Innovación.

En la decisión del ESO para la ubicación de su futuro telescopio, con un espejo de 42 metros de diámetro, influyen no sólo las características técnicas de la ubicación, como la calidad del cielo para la observación astronómica, sino también el hecho de que el equivalente estadounidense (de 30 metros de diámetro) será instalado en Hawai. Éste apuntará por tanto al cielo del hemisferio norte, mientras que la ubicación chilena cubre la del Sur. El consejo del ESO se reunirá el mes que viene para abordar el tema de la ubicación del E-ELT, previa a la aprobación oficial del proyecto, que tardará todavía unos meses.

El modelo establecido por Ciencia e Innovación para la financiación de grandes infraestructuras, con caracter general, es que la inversión sea al 50% entre la Administración central y la comunidad autónoma en que se ubican, explica Ciencia e Innovación en un comunicado. "Una vez conocida la decisión última del Gobierno Canario respecto a su aportación y a pesar de ser ésta muy inferior a la mitad de la inversión prevista, el ministerio ha decidido cubrir el resto de la oferta", dice. La dotación económica de la oferta española rondaría los 300 millones de euros. La aportación canaria consistiría en la carretera de acceso al observatorio, el suministro eléctrico, la gestión de aguas, los almacenes y la residencia, señala Ciencia e Innovación.

El senador del PP y portavoz de su partido en la Comisión de Ciencia del Senado, Antonio Alarcó, insistió ayer en un comunicado en que el Gobierno debe "poner más" para que España no pierda la inversión de mil millones de dólares que supondría la instalación del telescopio en Canarias. Afirmó que la presión diplomática es clave. "Ya hay antecedentes de mala gestión del Gobierno central cuando se trata de traer a España infraestructuras científicas de primer orden, como ocurrió con el acelerador de partículas, que se fue a Suiza. Ahora puede volver a pasar lo mismo con el supertelescopio gigante", dijo Alarcó, informa Europa Press. Si se refería el senador al LHC, el nuevo acelerador de partículas instalado en Ginebra, en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) nunca se planteó la ubicación de dicha instalación ni en España ni en ningún otro lugar que no fueran sus propias instalaciones, existentes allí desde hace décadas. En cuanto a la Fuente de Espalación de Neutrones, que España quiso albergar en Bilbao, se decidió finalmente su ubicación en Suecia.

La ofensiva pública canaria se desplegó esta semana al conocer la presentación de la candidatura chilena al E-ELT, y el presidente del Gobierno de esa comunidad autónoma, Paulino Rivero, advirtió que se agota el tiempo para presentar la española, expresando sus dudas respecto a que hubiera intención de hacerlo en el Gobierno central. El Ministerio de Ciencia e Innovación reiteró el total compromiso de la Administración central con la candidatura española para el proyecto, pero señaló que estaba aún a la espera de conocer las aportaciones concretas canarias para culminar la candidatura, dado que se trata de un proyecto de ambas administraciones.

Rivero remitió hace unos días una carta a la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, indicando la necesidad "imperiosa" de que España presente una oferta de emplazamiento del telescopio, garantizando la viabilidad del proyecto, según explicó el viceconsejero Javier González Ortiz, informa Europa Press. "En la misiva, producto de la falta de respuestas a las reiteradas demandas del Ejecutivo autonómico, el presidente demandó también a la ministra el despliegue de toda la capacidad diplomática del Estado español ante diferentes instancias para que el llamado supertelescopio sea instalado finalmente en el Roque de los Muchachos [La Palma, donde está instalado el telescopio español de 10 metros de diámetro GTC]".

El portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, solicitó al Gobierno central que presente la candidatura de España para ubicar el telescopio. El plazo para presentar las candidaturas oficialmente concluye el próximo día 15 y Chile ha dado a conocer la suya hace unos días. A juicio de Marrero esta apuesta no es de Canarias sino que ha de ser de España y ha de estar respaldada por las instituciones europeas porque, en definitiva, "sólo hay dos candidaturas, la de Chile y la de Europa, y esta última está concretada en La Palma", informa Europa Press.

El ESO es un organismo de sus 14 países miembros (no pertenece ni depende de la UE ni de sus instituciones) y tiene sus telescopios en Chile, en lugares del norte de ese país, elegidos por la alta calidad del cielo allí. Dicho organismo se fundó en 1962, pero hasta 2006 no se produjo el ingreso de España, reclamado por la inmensa mayoría de los astrónomos españoles y visto con reticencia durante muchos años desde el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), que ahora quiere alojar el nuevo telescopio.

Más información

  • Las administraciones central y autonómica acuerdan presentar una candidatura competitiva para instalar en La Palma el futuro observatorio