El 'Discovery' finaliza en California la primera misión tras el desastre del 'Columbia'

La agencia espacial se ha visto obligada a desviar el transbordador a la base Edwards por el mal tiempo en Florida

Madrid / Cabo Cañaveral - 09 ago 2005 - 15:21 UTC

Finalmente, el transbordador espacial Discovery ha aterrizado en el centro espacial Edwards, en el desierto de California, tras completar con éxito una misión de dos semanas, la primera desde el desastre del Columbia en 2003, y tras tres aplazamientos debidos al mal tiempo en el centro Kennedy de Cabo Cañaveral, en Florida, donde estaba previsto su regreso. A las 14.12, la nave, pilotada por la comandante Eileen Collins, ha tomado tierra en el desierto de Mojave, con sus siete tripulantes sanos y salvos. El viaje del Discovery, iniciado el 26 de julio, se ha seguido con ansiedad desde EE UU debido al desprendimiento de varias piezas aislantes del fuselaje durante el despegue, que han sido reparadas por los astronautas en el espacio.

Más información

Una avería similar terminó en febrero con la desintegración del Columbia al entrar en la atmósfera terrestre. Un desprendimiento dañó la capa aislante y la nave no pudo soportar los 1.300º de temperatura que se alcanzan al entrar en la atmósfera de la tierra, pereciendo los siete integrantes de aquella misión. El Discovery es el primer transbordador que ha salido al espacio desde el desastre del Columbia, un accidente que infligió un terrible daño a la investigación espacial estadounidense, que llegó a especular con el fin del programa de los transbordadores.

"Felicidades por una prueba de vuelo realmente espectacular. Bienvenidos a casa, amigos", ha sido el saludo que han recibido los siete integrantes de la tripulación tras detener la nave en la base Edwards por parte del astronauta Ken Ham, desde el Centro de Control de Misiones en Houston (Texas).

Pasado el mediodía, (hora peninsular española) la comandante Collins ha recibido la luz verde de la NASA y ha encendido los motores para sacar al Discovery de la órbita en la que llevaba gravitando desde ayer a la espera de que se diesen las condiciones adecuadas para el aterrizaje. En ese momento, llegaba la maniobra más peligrosa de la misión, la entrada en la atmósfera, un proceso en el que la nave, que viaja a más de 25.000 kilómetros por hora, alcanza 1.300º de temperatura y reduce vertiginosamente su velocidad por el roce con el aire atmosférico. Una vez en la atmósfera, la comandante ha tomado los mandos y ha sustituido al piloto automático, frenando hasta alcanzar una velocidad similar a la de un avión comercial, unos 700 kilómetros por hora. Poco después, a 346 kilómetros por hora, ha tomado tierra y se ha desplegado el paracaídas de frenado.

Tres aplazamientos

El aterrizaje ha tenido que ser pospuesto por tres veces, debido a las malas condiciones meteorológicas sobre Cabo Cañaveral, donde la nubosidad impedía la visibilidad de la pista de aterrizaje. De hecho, la llegada del Discovery estaba prevista para ayer, pero tuvo que aplazarse hasta hoy por el mal tiempo. Las malas condiciones atmosféricas persistían hoy en Florida, por lo que finalmente se ha decidido que la nave aterrizase en California, pese al elevado coste que supone para la NASA el traslado del aparato y de sus componentes a Florida, al otro extremo del país.

La vuelta a la Tierra ha sido seguida en todo el mundo con gran emoción, en parte debido a las condiciones en las que la nave afrontaba esta maniobra. En el despegue, el Discovery perdió algunas piezas aislantes del fuselaje, avería que ha sido reparada por los astronautas durante la misión, que les llevó a la Estación Espacial Internacional. El regreso del transbordador ha tenido en vilo a los científicos de la NASA desde su lanzamiento el pasado 26 de julio. El aterrizaje se espera con gran ansiedad después de dos intensas semanas en las que se han eliminado los restos de material entre las losetas térmicas que podía aumentar peligrosamente la temperatura del casco de la nave en la reentrada en la atmósfera y se han cumplido con las misiones de mantenimiento en la Estación Espacial Internacional (ISS), en la que ha estado atracado el Discovery.

Otra vuelta más

"En este momento, os pedimos, chicos, que veáis la Tierra pasar una vuelta más", han sido las palabras dirigidas desde el centro de control de la misión a los siete ocupantes del Discovery para anunciarles que se descartaba la primera opción de aterrizaje en Florida, debido a la nubosidad que impedía la visibilidad de la pista del centro Kennedy. "¿Qué os parece un aterrizaje en un bonito día en el desierto de California¿", ha sido la expresión para comunicarles que se descartaba finalmente Cabo Cañaveral como destino y se pasaba el testigo a la base Edwards. Los astronautas han asumido con paciencia las instrucciones enviadas desde Houston (Texas) con los sucesivos aplazamientos y cambios de destino.

Lo más visto en...

Top 50