Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El imán de Fuengirola reitera que se opone a "todo maltrato" al ingresar en prisión

Mohamed Kamal Mostafa fue condenado el pasado mes de enero a un año y tres meses de cárcel por incitar a la violencia machista

El imán de Fuengirola (Málaga), Mohamed Kamal Mostafa, ha reiterado esta tarde que está en contra "de todo maltrato, no sólo a la mujer" instantes antes de ingresar en la prisión provincial de Alhaurín de la Torre tras de ser condenado a un año y tres meses de cárcel por incitar a la violencia machista.

Kamal, que ha acudido a la cárcel acompañado por medio centenar de familiares y amigos, ha ingresado en la cárcel a las 15.55 horas, según han confirmado fuentes del centro penitenciario, después de que el titular del juzgado de lo penal número 12 de Barcelona dictara hoy mismo una orden de busca y captura e ingreso en prisión contra él.

"Estamos haciendo una historia nueva en España. Después de la Inquisición y de los tiempos de Franco, soy la primera persona que entra en la cárcel por temas de opinión, por traducir las palabras sagradas del Corán", ha declarado el imán a los periodistas poco antes de entrar en la cárcel, en la misma línea de presentarse como víctima que ha mantenido desde el inicio del proceso contra él.

"Entra la cárcel la libertad religiosa"

"Conmigo entra la cárcel la libertad religiosa en España y la libertad personal", ha señalado el imán, que ha añadido: "Desde que nací hasta ahora, en todas mis ceremonias religiosas y en este libro tan famoso [en referencia a La mujer en el islam], estoy en contra de todos los tipos de maltrato ante cualquier persona". Tras cruzar el puesto de la Guardia Civil situado en la entrada de la cárcel malagueña, los acompañantes del imán, entre los que se encontraban sus hijas, que estaban muy afectadas, lo han despedido con un fuerte aplauso, momento en el que Kamal Mostafa se ha vuelto y ha enviado algunos besos a los presentes.

El juez decretó el ingreso en prisión del imán después de que en enero pasado fuese condenado por otro juzgado de la capital catalana a un año y tres meses de cárcel por incitar a la violencia doméstica, concretamente a pegar a las mujeres, en un libro titulado La mujer en el islam. La resolución dictada ahora por el Juzgado de lo Penal número 12 desestima la suspensión de la ejecución de la condena que había solicitado el abogado defensor de Kamal y a lo que se ha negado la fiscalía por su "peligrosidad social".

El Juzgado de lo Penal número 3 condenó al imán de Fuengirola después de que varias asociaciones de mujeres lo denunciaran por explicar en su libro cómo pegar a una mujer sin dejar rastro. La sentencia argumenta que el libro del imán, cuyos ejemplares fueron retirados del mercado en su día, rezuma "machismo obsoleto" y "vulnera abiertamente" el principio de igualdad entre hombre y mujer, así como que "hiere la sensibilidad social" en un momento en el que azota la violencia doméstica.