Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Sur sacrifica 400.000 aves al detectarse un nuevo foco de 'gripe del pollo'

El Gobierno ha retirado de los mercados 2.000 pollos de la granja en la que se detectó el nuevo caso cerca de Seúl

Las autoridades sanitarias surcoreanas han ordenado hoy el sacrificio de 407.300 aves al detectarse un nuevo foco del virus de la gripe del pollo en una granja próxima a Seúl.

El último caso se descubrió el domingo en Yangju, provincia de Kyonggi, y es el primero de gripe aviar desde que esa enfermedad apareció en el país, en diciembre, tras mes y medio sin actividad, según fuentes oficiales.

La medida de las autoridades afecta a todas las aves criadas en granjas situadas en un radio de tres kilómetros desde la granja afectada. El Gobierno ha instalado varios puestos para controlar la entrada y salida de los residentes en un radio de 10 kilómetros de la ciudad de Yangju. También han ordenado retirar de los mercados 2.000 pollos de la granja en la que se detectó el nuevo caso de gripe aviar, que fueron vendidos poco antes de confirmarse la enfermedad.

El Ministerio de Agricultura y Bosques ha confirmado hoy que una urraca resultó contagiada por el virus aviar en enero en la ciudad de Yangsan, en la provincia de Kyongsan, al suroeste de la península.

Expansión de la enfermedad en Indonesia

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha expresado su preocupación por la expansión de la gripe del pollo en Indonesia y la falta de recursos de este país para combatirla. En un comunicado, la agencia de la ONU ha destacado que Kalimantan Occidental es la última provincia en la que se ha detectado el virus en la cabaña avícola, como ya ocurriera recientemente en la región del sur de la isla de Sumatra.

"Dada la presente situación de la gripe aviar en el país y los limitados recursos de los que dispone para desarrollar la estrategia de control, es muy probable que la enfermedad continúe circulando durante muchos meses", ha señalado la FAO.