Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Málaga reclamará al Obispado que exhume los restos del aviador franquista García Morato

Los restos del militar, que murió en 1939, se encuentran desde los años 70 en la iglesia del Carmen, en el barrio del Perchel

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en febrero de 2018. Ampliar foto
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en febrero de 2018.

La Comisión de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Málaga ha acordado esta mañana reclamar al Obispado de Málaga que exhume los restos del aviador franquista Joaquín García Morato, que se encuentran en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen del barrio del Perchel. La iniciativa ha partido de los representantes del PSOE. “Solo hemos pedido que se cumpla la Ley de Memoria Histórica”, ha subrayado Daniel Pérez, portavoz local de los socialistas. La propuesta, que funciona a modo de declaración de intenciones, ha sido aprobada por consenso con el apoyo de Adelante Málaga, Partido Popular y Ciudadanos. Ahora debe ser el propio consistorio quien ejecute el acuerdo, que será trasladado al Obispado de Málaga.

El piloto, al que las crónicas se refieren como un gran acróbata, falleció apenas tres días después del fin de la Guerra Civil. El 4 de abril de 1939 su avión se estrellaba durante una exhibición aérea a las afueras de Madrid. Casado con una malagueña, fue enterrado días más tarde tras un amplio homenaje en el cementerio de San Miguel. Sin embargo, en 1971 sus restos fueron trasladados a la Capilla de la Misericordia de la parroquia del Carmen. Allí está la virgen de la cofradía de La Misericordia, que luce en su pecho una Cruz Laureada de San Fernando. García Morato recibió esta condecoración militar en 1937 tras una batalla contra las fuerzas republicanas y su viuda decidió, décadas más tarde, donarla a la cofradía, que así lo relata en su página web.

La tumba de García Morato ya fue objeto de polémica en la primavera de 2017 cuando la entonces ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, visitó los restos del militar durante la Semana Santa. Días más tarde, el Ministerio aseguró que Cospedal solo había ido a ver la salida procesional, aunque Podemos pidió explicaciones a la ministra. “Este aviador participó en la masacre de decenas de miles de personas y ayudó a los mismos bombarderos nazis e italianos que persiguieron y asesinaron a la población civil”, ha subrayado Daniel Pérez, que ha recordado que en 2018 se aprobó una moción municipal —presentada por Málaga Ahora— para exhumar los restos de García Morato, aunque el ayuntamiento malagueño no lo ha hecho.

El líder socialista también ha recordado que Málaga aún mantiene “dos importantes calles” con nombres que homenajean a militares franquistas. Una de ellas es la que da acceso al aeropuerto de Málaga, denominada Avenida del Comandante García Morato. La otra es la Avenida Carlos Haya, nombrada así en recuerdo de Carlos Haya, también piloto franquista. En 2017, el pleno municipal malagueño acordó que esta vía pasaría a llamarse Camino de Antequera, pero la denominación aún no ha sido modificada. “El alcalde va con retraso”, ha dicho Pérez. La Junta de Andalucía sí que cambió el nombre del hospital que se ubica en esta avenida, llamado Hospital Carlos Haya hasta 2013, desde cuando se denomina Hospital Regional de Málaga.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >