Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno no renuncia a poder conseguir la investidura a final de año

Celaá, sobre el efecto de la sentencia de Junqueras: “Seguimos en la conversación política”

La ministra portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, en la rueda de prensa tras la reunión semanal del Consejo de Ministros el 13 de diciembre. En vídeo, declaraciones de Celaá.

El Gobierno trata por todos los medios de salvar la investidura del último incendio, el que ha provocado la sentencia de la Justicia europea que otorga la inmunidad a Oriol Junqueras desde el momento en el que fue elegido eurodiputado el pasado mayo. El Ejecutivo y el PSOE, que ha multiplicado desde el jueves los contactos con ERC para suavizar el impacto de esta decisión, ha respirado más tranquilo esta mañana cuando ha leído las declaraciones de Oriol Junqueras, líder de los republicanos, en las que decía que la negociación debe seguir. Al día siguiente de que ERC hubiera aparcado las conversaciones para la investidura, la ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, ha asegurado que el Ejecutivo sigue trabajando en la "conversación política" y que "no renuncia a conseguir la investidura a final de año. Se trabaja para ello".

Las negociaciones continúan pues alrededor del punto clave: el breve documento que marcará por escrito cómo debe ser el diálogo entre Gobiernos para encauzar la crisis catalana. El Ejecutivo insiste en que sigue trabajando en el plan a, esto es la investidura con ERC, y no hay movimiento para el b, esto es buscar a la derecha. "No hay plan b, aunque lo correcto sería que el PP hiciera como el PSOE en 2016 [cuando se abstuvo en contra de la opinión de Sánchez, que dimitió por este asunto]", ha insistido Celáa. De hecho, la portavoz ha cargado contra PP y Ciudadanos y les ha acusado de bloquear la formación de Gobierno porque lo que quieren son terceras elecciones.

Toda la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros ha estado llena de guiños a ERC para que no rompa ni congele la negociación y se pueda intentar aún una investidura con la segunda votación el 30 de diciembre, algo que se decidirá este fin de semana, tras el congreso del partido. ERC dice ahora que estará muy atenta a lo que haga la abogacía del Estado. Celáa no ha querido aclarar cuál será la decisión del Ejecutivo, y ha insistido en que se basará en criterios técnicos una vez leída con calma la sentencia, pero todo indica que Pedro Sánchez tiene una clara voluntad de lograr la investidura y no permitirá que una decisión de la abogacía, que ni siquiera es trascendental, entorpezca la negociación. Ahora habrá qué buscar el encaje jurídico que más convenga a la necesidad política.

Celáa ha pedido a ERC que mantenga la negociación política y no haga depender la investidura de lo que digan los tribunales. "No llevemos a lo judicial la herencia que se nos ha dejado que es la sentencia del procés por haber tratado lo político en el ámbito judicial. Esta es la voluntad del Gobierno y parece que también la de Junqueras", ha dicho Celaá. El líder de ERC —condenado en firme a 13 años de prisión por delitos de sedición y malversación por su papel de líder en el otoño independentista catalán de 2017— pidió ayer que no se parara la negociación para la investidura de Pedro Sánchez "en ningún caso", aunque lo dijo antes de que su partido dejara en suspenso el diálogo con el PSOE hasta que la Abogacía del Estado se pronunciara sobre la decisión del Tribunal de Justicia de la UE.

Celáa ha admitido que la sentencia del tribunal de Luxemburgo, que "ha sido percibida como una victoria por los independentistas", "establece algún obstáculo", pero ha confiado en que la negociación sigue en el cauce de la política y no dependa de lo que hagan los tribunales.

"Este es un Estado de derecho, hay separación de poderes: política y justicia van por caminos separados. Mantenemos nuestra propuesta de diálogo", ha subrayado Celaá. "En lo político, el Gobierno de España en funciones, con el presidente a la cabeza, seguimos en la conversación política, que es donde hay que encontrarse esos espacios para construir un futuro que nos permita salir de esta situación de bloqueo", ha añadido. El Gobierno se mueve en un complejo equilibrio entre respetar la sentencia del Supremo frente a los independentistas que piden anularla —Celáa ha insistido en que la resolución del tribunal de Luxemburgo no afecta a la sentencia del procés— y a la vez tratar de evitar una decisión política, a través de la Abogacía del Estado, que pueda complicar sus negociaciones.

La portavoz del Gobierno ha intentado explicar los motivos por los que no se está informando al detalle de los avances en las conversaciones con Esquerra. "Las conversaciones con ERC son complejas porque ha que construir nuevos espacios", ha argumentado Celaá. La portavoz respondía a una pregunta sobre las quejas reiteradas de varias asociaciones profesionales de periodistas por decisiones del Gobierno y del PSOE como limitar a dos las preguntas en las escasas ruedas de prensa del presidente o impedir el acceso de fotógrafos a las reuniones de Adriana Lastra con los representantes de los grupos.

La última polémica ha llegado por unas declaraciones del secretario de Estado de Comunicación Miguel Ángel Oliver, en las que criticaba a los periodistas por preguntar demasiado y les acusaba de "activistas". Celáa ha insistido en que para el Gobierno es muy importante la libertad de prensa. "Yo siempre he pretendido contestarles lo más sinceramente posible, lo que ocurre es que los ritmos de la política y la prensa son diferentes", se ha justificado. El Gobierno de Sánchez ha reducido al mínimo las comparecencias del presidente en España y el PSOE también ha decretado un cerrojazo informativo total sobre las negociaciones que le lleva a trasladar la información casi en exclusiva mediante comunicados ambiguos de unas pocas líneas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información