Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez apela a un pacto “entre diferentes” para salvar la crisis de gobernabilidad

El presidente en funciones asegura que el marco constitucional puede dar respuesta a la crisis territorial y anuncia que la próxima reunión con ERC será en Barcelona

Sánchez saluda a las presidentas del Congreso y del Senado, este viernes a su llegada a la Cámara baja.

Nunca como en este cumpleaños de la Constitución, el 41º, se ha hablado tanto de su capacidad de integrar la pluralidad de España y la necesidad de entenderse entre quienes no piensan igual. Pedro Sánchez, aspirante a formar Gobierno gracias a Unidas Podemos y ERC, ha apelado “a un pacto entre diferentes para garantizar la gobernabilidad”. Cada partido se sirvió de los artículos de la ley fundamental que le son más afines para defender la Constitución. El marco constitucional autonómico es la respuesta a la crisis con Cataluña, ha comentado el jefe de Gobierno en funciones.

A diferencia de otros aniversarios, este se ha alejado mucho de cualquier propuesta de reforma. Ninguno de los partidos que quieren cambios creen que sea este el momento de defenderla y encontrar en ella los instrumentos que facilitan el entendimiento y la resolución de los problemas a través de la política, como ha reivindicado la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que junto a la del Senado, Pilar Llop, han recibido en el palacio de las Cortes a casi un millar de personas que han querido unirse a la celebración. Antes de que se produjeran los corrillos informales, todos los líderes políticos han querido dejar el mensaje que les interesaba emitir. Pedro Sánchez ha invocado “un pacto entre diferentes para garantizar la gobernabilidad”. A su juicio, en el marco constitucional hay que insertar “la solución” de la crisis en Cataluña.

No hay duda que en estos momentos lo que ocupa a Sánchez es su investidura, para la que la reunión del próximo martes con ERC es de gran relevancia. Esta se producirá en Barcelona. Las negociaciones con Unidas Podemos va por buen camino, según han señalado Sánchez y el líder de esa formación, Pablo Iglesias. Los artículos de la Constitución que cita Iglesias son los que salvaguardan los derechos sociales y la igualdad de oportunidades para los españoles. Los diputados de ERC, que deberían abstenerse para que la investidura saliera adelante, fueron tildados por dirigentes del PP, Ciudadanos y Vox de representar a quienes "quieren romper España”. No ha tenido eco la propuesta de la líder de Cs, Inés Arrimadas, de que el PSOE, el PP y Ciudadanos sumen una mayoría para la investidura que permita prescindir de los independentistas. El presidente popular, Pablo Casado, remacha que España no puede quedarse sin la alternativa de Gobierno que es el PP. Además, Sánchez sigue sin dirigirse a él. Aun así, tanto él como Batet han defendido el pacto entre diferentes. Batet ha pedido a quienes defienden la Constitución que “se esfuercen en integrar en ella y sus valores a quienes se puedan sentir alejados o excluidos”.

Ahora mismo en esa situación de desapego se encuentran los partidos nacionalistas e independentistas que como es habitual no han acudido a celebrar la Constitución. No han comparecido ERC, Junts per Catalunya, el PNV, Bildu, Compromís, el BNG y la CUP. La oposición ha resaltado una y otra vez la ausencia de ERC en el homenaje a la ley de leyes por ser el grupo cuya abstención necesita el PSOE para sacar adelante la investidura.

Risas entre Vox, Cs y Podemos, y enfado de Rufián

Una charla amistosa entre líderes de formaciones políticas antagónicas ha acabado, al final del día, casi en una crisis política entre posibles socios. Uno de los momentos más llamativos del homenaje a la Constitución, en el salón de los Pasos Perdidos del Congreso, se produjo cuando Pablo Iglesias (Podemos), Inés Arrimadas (Ciudadanos) e Iván Espinosa de los Monteros (Vox) departieron unos minutos entre risas y ante las cámaras. El tono de la charla derivó tan amistoso que sorprendió a muchos de los presentes, incluso de otros partidos, que se acercaron para preguntarles de qué estaban hablando.

La polémica más grave llegó cuando el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, publicó casi al final de la jornada este mensaje en su Twitter: "Esta nochebuena en muchas familias habrá votantes de UP, de partidos independentistas, de VOX, del PSOE o de cualquier otro. Igual que en las cenas de trabajo o de la clase de la facultad. Y hablarán y se reirán. Eso no es una falta de coherencia política, sino condición humana". E ilustró el tuit con cuatro fotos, la del corrillo de este viernes en el Congreso con Iván Espinosa de los Monteros e Inés Arrimadas, otra suya con Oriol Junqueras (el líder de ERC), otra más en la que él no sale de Gabriel Rufián y un militante de Vox, y otra final de Iglesias con Mariano Rajoy.

Rufián tardó poco en contestar ese tuit y lo hizo directamente contra Iglesias y con munición pesada: "Qué cobarde equiparar a quien está en una celda por sus ideas con tu compadreo de hoy con los dirigentes del partido que le pedían 75 años en el juicio que le llevo a dicha celda. Y aún más cobarde cuando sabes que no se puede defender, 'Vicepresidente'".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información