Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francis Franco: “Pelear la exhumación contra un Gobierno y el BOE es imposible”

"La reconciliación estaba hecha antes de la ley de memoria histórica y de Zapatero”

exhumacion franco
Francis Franco, en una fotografía de archivo. GTRES

Francis Franco (Madrid, 1954), primer nieto varón del dictador y XI marqués de Villaverde, irá el jueves en el helicóptero que procederá a la exhumación y traslado de su abuelo desde el Valle de los Caídos al cementerio de Mingorrubio justo a un lado del féretro y al otro lado de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, como notaria del Reino que dará fe del acto.

Pregunta: ¿La familia ha pedido algo al Gobierno de última hora? ¿Se les ha planteado alguna restricción para impedir convertir la exhumación en un circo mediático como dice el Gobierno?

Respuesta: No, ya nos habían dicho que no a todo, para qué. Ellos no quieren que se les estropee la foto y lo quieren manipular todo. A la prensa no la dejan entrar en la basílica, van a distribuir la imagen de televisión que ellos quieran, y yo sobre la cobertura del acto les dije personalmente que por nosotros no había ningún problema para que estuviesen todos los medios que quisiesen. No es que nos guste pero si se va a hacer se hace. ¿Por qué tiene que ser el Gobierno el que monopolice el acto? A nosotros nos van a requisar los móviles.

P. ¿Pero tampoco habrían rechazado imágenes de la salida del féretro de la tumba?

R. Nos daba absolutamente igual.

P. ¿El Gobierno ha pedido algo ahora?

R. Ellos querían que les comprásemos el panteón de Mingorrubio y les hemos dicho que no es dónde queremos enterrarlo.

P. El Ejecutivo argumenta que ofrecía la compra porque la familia tenía recelo de que en el futuro pudiera gobernar un partido que quisiese más exhumaciones y así se evitaría esa hipótesis.

R. Eso es así pero el problema es que no queremos comprarlo y quedarnos con un sitio sin seguridad. Si lo tiene el Gobierno por lo menos tiene la obligación de custodiarlo, aunque le cueste dinero a todos los españoles, lo cual me parece una frivolidad, pero no podría permitirse que fuese profanado. Si fuese nuestro, nosotros no tenemos medios para poner ahí un guardia de seguridad toda la vida.

P. ¿La familia tiene ahora la sensación de derrota, especialmente tras la decisión unánime de la sentencia del Tribunal Supremo a favor de la exhumación?

R. Cuando empezó la reunión con el secretario general de la Presidencia del Gobierno [el miércoles de la semana pasada en La Moncloa] le dije que nosotros sabíamos que pelear contra un Gobierno es prácticamente imposible y fue él el que dijo “es que nosotros tenemos el Boletín Oficial del Estado”. Un pequeño acto de prepotencia. Lo mismo que dijeron en su día que las obras de exhumación iban a costar 3.000 euros, la semana pasada nos dijeron 11.000 y hoy han dicho 51.000. Ya veremos cuánto es lo que cuesta. Yo lo que sí soy es un convencido de que no podíamos ganar. Cuando salió la sentencia del Supremo nuestro abogado [Luis Felipe Utrera-Molina] estaba noqueado, porque pensaba que iba a ganar. Pero yo no, me acerqué y le dije: “Nos han ganado 10-0”. Y como le vi muy hundido le dije: "Es que esto no se podía ganar, eso ya se sabía". Yo lo he tenido clarísimo que se iba a perder, porque hay una voluntad política de hacerlo antes de las elecciones. O venden que han sacado a mi abuelo, ¿o qué vende Pedro Sánchez aunque sea una profanación utilizar a los muertos como arma política? Han dicho que no hacía falta la licencia de obras porque era una obra menor y ya se están viendo las grúas que están metiendo por el medio de la basílica, que es un monumento bien de interés cultural, que yo no sé cómo la Comunidad de Madrid está callada.

P. ¿Por qué la familia dice sentirse humillada y ultrajada y cree que esta exhumación no es digna?

R. ¿Cómo se entiende que el Gobierno no nos deje poner una bandera en el féretro?

P. Porque a las víctimas de la dictadura les puede parecer un privilegio.

R. ¿Un privilegio? Se ha enterrado Jesús Gil con la bandera del Atleti, a los etarras con ikurriñas y a todo el mundo con lo que le da la gana, y a nosotros no se nos deja llevar la bandera de España. No lo entiendo. La gente tiene que ser agresiva contra nosotros porque lo contrario no es políticamente correcto. A nosotros no se nos puede tratar como a los demás, hay que ir a por nosotros. ¿A quién le puede molestar que se ponga una bandera de España sobre el féretro?

P. Siendo esta familia quién es y Franco un dictador se podría interpretar como una provocación.

R. Es un sinsentido, ¿y no es una provocación que se entierren terroristas con una ikurriña?

P. ¿Por qué la familia sostiene que no querría ser cómplice ni comparsa de este proceso?

R. En un momento nos hemos planteado no ir. Han hecho una sentencia a medias, estoy esperando a ver si los magistrados del Supremo optan a más altas instancias de la magistratura.

P. ¿Por qué la familia denuncia que se siente especialmente abandonada por la Iglesia?

R. La Iglesia fue la primera que abandonó a mi abuelo. A mi abuelo se le concedió la Orden de Cristo, que solamente ha habido 12 personas que han tenido ese mérito, que la dio el Papa. Y los jesuitas le dieron la Carta de Hermandad de la Compañía de Jesús, que implica todos los derechos como si fuese un jesuita. Y ahora el párroco de Serrano, que es la iglesia de la familia, a la que iban mi madre y mi abuelo, este año no nos ha dejado celebrar la misa en conmemoración de su muerte el 20-N, nos ha negado la autorización, que el año pasado se había cantado el Cara al sol

P. Y en este proceso de exhumación, ¿cómo se ha comportado la Iglesia?

R. Acomodaticios. El prior del Valle, que era el depositario de los restos de mi abuelo, el fin de semana tuvo que denunciar que le impedían el acceso a la basílica, que es de ellos, y eso es una ilegalidad, un atropello. La Iglesia tendría que protestar, porque va contra el convenio del Vaticano, pero están callados y miran para otro lado en una actitud cobarde.

P. ¿La familia Franco no puede entender que en una democracia, en pleno siglo XXI, con una mayoría que ha votado a favor de la exhumación, con un respaldo unánime del poder judicial, no se puede consentir un mausoleo homenaje a la figura de un dictador?

R. Todos esos razonamientos son el postulado del PSOE. Mi abuelo tuvo dos enemigos, que son los masones y los comunistas. La ley de la memoria histórica que hizo [José Luis Rodríguez] Zapatero, que era masón, lo único que ha hecho ha sido crear rojos y azules, independentistas y unionistas. En el preámbulo dice que es para la reconciliación y es mentira. Es un arma política para conseguir los objetivos de intentar borrar toda la época de mi abuelo. La reconciliación estaba hecha en España antes de que llegase Zapatero al poder. Es esta gente que quiere dividir. Las asociaciones de memoria histórica obviamente regadas con dinero son como los CDR para Cataluña. Es clientelismo político. Ya se reparó. A los soldados de la República y hasta los de las Brigadas Internacionales y a sus hijos ya se les reconocieron todos los derechos. ¿Qué más había que hacer?

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información