Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos pescadores recluidos en un centro para inmigrantes serán repatriados a Argelia

La embajada argelina se queja de las dificultades que ha tenido para visitar a los jóvenes internados en el CIE de Valencia y afirma que no tenían el perfil de inmigrante irregular

Varios policías custodian la puerta del CIE de Valencia.
Varios policías custodian la puerta del CIE de Valencia.

Los dos pescadores argelinos que tras seis días a la deriva acabaron en un centro de internamiento para extranjeros (CIE) porque la Policía Nacional consideró que se trataba de un caso de inmigración irregular serán repatriados este viernes a Argelia, según la embajada de este país en España. El comunicado que la diplomacia argelina ha enviado a EL PAÍS asegura que los dos jóvenes, de 28 y 29 años, tuvieron problemas en alta mar y no pretendían entrar a España de forma clandestina. La diplomacia argelina se queja también de las dificultades que ha tenido para comunicarse con los dos pescadores durante su internamiento. Ni el Ministerio del Interior ni la propia embajada han informado sobre cómo será el traslado de los dos argelinos.

Los náufragos, de 28 y 29 años, salieron del puerto de Sidi Fredj, al oeste de Argelia, el 18 de junio. Navegaban a bordo de un pequeño bote y “debido a las malas condiciones climáticas” sus familias perdieron el contacto con ellos. “De inmediato”, informa la embajada, alertaron a los guardacostas para que los buscaran y Argelia emitió una alerta por radio pidiendo colaboración en una búsqueda que se dilató seis días.

Por fin el día 24 un pesquero español avistó la embarcación a 70 millas al sur de la isla de Formentera y alertó a Salvamento Marítimo. El bote tenía las mismas características de las informadas por los guardacostas argelinos: casco blanco sobre un fondo azul claro. Las identidades, cotejadas después por la Guardia Civil, también coincidían. Fueron trasladados al hospital en helicóptero y tras darles de alta se les alojó provisionalmente a un albergue de Cáritas.

Ni Salvamento Marítimo ni la Guardia Civil procedieron como si fuese un caso de inmigración irregular, pero la Policía Nacional, al tomarles declaración, consideró que había indicios de que “podrían haber llegado a las costas españolas con la intención de quedarse en el país”. Los agentes decidieron incoar un expediente de devolución a Argelia, llevaron a los argelinos a disposición judicial y el juzgado de guardia de Ibiza decretó su traslado al CIE de Valencia. Según las familias, los chicos “tienen una situación social y profesional estable en Argelia y suelen participar en actividades de pesca recreativa. No responden al perfil de los migrantes irregulares”, afirma la embajada. La prensa argelina, que también dio cuenta de su desaparición, publicó que uno de los chicos trabajaba con aire acondicionado y el otro era un empleado del Ayuntamiento.

La embajada argelina se muestra quejosa al afirmar que el personal de su consulado en Alicante no pudo visitar a los jóvenes “retenidos” hasta diez días después de su rescate porque la organización de las visitas depende de la Unidad Central de Expulsiones y Repatriaciones de la Policía Nacional (UCER). “Como resultado, los servicios del consulado tuvieron que esperar hasta el 4 de julio de 2019, día fijado por la UCER, para visitarlos”. Al Ministerio del Interior, sin embargo, no le consta una queja formal o informal en ese sentido.

Tras en encuentro, el consulado "inició de inmediato los trámites habituales para su repatriación". Los argelinos destacan que la insistencia de su consulado ha permitido adelantar la fecha de la repatriación al 5 de julio, en lugar del 9 de julio, fecha propuesta por la UCER. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información